Mundiales

Trump ataca a Clinton y difunde una teoría de la conspiración sobre la muerte de Epstein

El presunto suicido del multimillonario y traficante sexual 


El presunto suicido del multimillonario y traficante sexual Jeffrey Epstein ha desatado toda clase de teorías de la conspiración en redes sociales. En este caso, una de estas teorías que señala directamente a la familia Clinton ha sido retuiteada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En el tuit aparece un video publicado por el cómico Terrence Williams, donde afirma, con poco fundamento, que tanto el expresidente Bill Clinton como la exsecretaria de Estado Hillary Clinton son los responsables de la muerte de Epstein.

Clinton y Trump fueron amigos de Epstein en el pasado. Solo que el actual gobernante de EEUU ha utilizado, a su favor, esta publicación para arremeter contra los Clinton. El magnate Epstein, que se enfrentaba a una condena de 45 años de prisión, apareció muerto presuntamente por suicidio, en su celda del Centro Correccional Metropolitano de Manhattan, en EEUU, mientras aguardaba su juicio por ser el cabecilla de una red global de explotación de menores.

Su muerte coincide con que pocas horas antes se publicó una serie de documentos previamente confidenciales en los que estaban plasmados los testimonios de algunas de las víctimas que le acusaban de haberlas convertido en “esclavas sexuales” para sus fiestas privadas cuando eran menores de edad.

Que haya fallecido no quiere decir que se vayan a cerrar las investigaciones que ya estaban abiertas. De hecho, los abogados de algunas víctimas han anunciado que pretenden seguir con el caso. De tal forma que la investigación puede dirigirse contra las personas que están vinculadas a la red de explotación sexual de menores.

La muerte de Epstein, que nació en Nueva York en 1953 en una familia de clase media, ocurre después de que el pasado 23 de julio ya fuera hallado inconsciente en su celda con marcas en su cuello. Las autoridades investigaban si se había tratado de un intento de suicidio.

Tras ese incidente fue trasladado a una unidad para prevenir intentos de suicidio, y hoy han surgido interrogantes en medios locales sobre la eficacia de esa vigilancia. El Departamento de Bomberos de Nueva York, cuya jurisdicción también abarca a las unidades de emergencias médicas de la ciudad, recibió una llamada desde la cárcel donde se le hicieron a Epstein maniobras de reanimación a cardiorrespiratoria, tras lo cual fue trasladado a un hospital donde se certificó su fallecimiento.

Según declaraciones publicadas por un agente en el ‘The New York Times’, existía un protocolo que debían seguir los guardias para comprobar cada media hora cómo se encontraba el preso, pero las informaciones del procedimiento apuntan a que este no se siguió en la víspera de su muerte. También detalla que a las dos semanas del intento de suicidio se le retiró la vigilancia especial y se le permitió estar a solas en una celda.

Estas incongruencias sumadas a los documentos que vinculan al magnate con las elites políticas, financieras, aristocráticas y académicas de EEUU y Europa, son el caldo de cultivo perfecto para todo tipo de teorías de la conspiración.