Mundiales

Un imán egipcio afirma que está bien golpear a las mujeres siempre que “no se rompan sus huesos”

Durante una emisión de su habitual programa televisivo, el líder islámico proclamó su peculiar interpretación de la 'Sura de las mujeres', un controvertido pasaje del Corán.


Martes, 11 de Junio de 2019

Durante una emisión de su habitual programa televisivo, el líder islámico proclamó su peculiar interpretación de la ‘Sura de las mujeres’, un controvertido pasaje del Corán.

El imán de Al Azhar, una de las personalidades más prestigiosas del islam suní, declaró en un programa de la televisión egipcia que es lícito golpear a una mujer siempre y cuando “no se rompan sus huesos“, informa el periódico árabe Akhbar El Yom.

“El remedio que ofrece el Corán es golpear de una manera simbólica, con el propósito de reformar pero sin causar daño, perjuicio o dolor”, explicó el líder religioso a sus espectadores, subrayando que los textos del Corán y la legislación islámica son válidos en todo momento y en todo lugar.

El imán Ahmed el Tayeb basó su declaración en algunos versos del Corán. En particular, citó la ‘Sura de las mujeres’, que establece que “a aquéllas cuya rebeldía temáis, amonestadlas, no os acostéis con ellas, pegadles; pero si os obedecen, no busquéis ningún medio contra ellas”.

Con todo, El Tayeb subrayó durante su discurso que es necesario “contemplar algunas reglas y límites” para no causarle a la mujer daño psicológico o físico, es decir, no romperle un hueso o provocarle lesiones en algún órgano.

Más tarde, en uno de sus posteriores programas, Ahmed el Tayeb pareció retractarse tras la oleada de críticas que desataron sus declaraciones y entonces propuso aprobar una legislación que criminalice el maltrato a las mujeres. Allí afirmó que golpear a una mujer “se ha convertido en una de las cosas que causan un daño psicológico que se refleja negativamente en la familia”.

Embedded video

RT en Español

@ActualidadRT

Un ‘tutorial’ publicado en YouTube por un predicador islámico de Catar explica cómo pegar “correctamente” a las esposas. Sin embargo, el hombre precisa que la violencia solo debe aplicarse cuando el marido ya castigó a su mujer privándola de sexo