República Digital - Indotel Anuncio

16 de abril del 2021

Economía

Muy temprano para hablar de recuperación económica

Por: Ramón Núñez Ramírez. La pasada semana el Banco Central ofreció las cifras del mes de julio y agosto del Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE) y si bien cuando se analiza el comportamiento interanual de cada mes se aprecia que la caída del crecimiento es menor, sin embargo cuando se observa la caída acumulada, […]




Por: Ramón Núñez Ramírez. La pasada semana el Banco Central ofreció las cifras del mes de julio y agosto del Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE) y si bien cuando se analiza el comportamiento interanual de cada mes se aprecia que la caída del crecimiento es menor, sin embargo cuando se observa la caída acumulada, la mejoría es irrelevante, por lo cual hablar de una tendencia hacia la recuperación económica es prematuro. El IMAE mide la evolución económica en base al comportamiento del valor agregado (valor de la producción menos el consumo intermedio) y aunque incluye un número menor de empresas y sectores recoge alrededor del 82% del PIB y entre 60-100% de su valor agregado. Independiente de las complejidades de la definición y otros detalles, como las diferentes series, la ventaja es que la introducción del IMAE en 2007, por parte de las autoridades del BC, permite conocer mes por mes la tendencia del comportamiento de la economía, en vez del PIB trimestral. Hasta el mes de febrero la economía estaba creciendo a una tasa acumulada de 5.0%, en marzo el crecimiento interanual (marzo 2020 vs marzo 2019) se desplomó a -9.4%, en abril -29,8%, en mayo -13.6%, en junio -7.1%, en julio aumentó la caída a -8,8% y en agosto se redujo a -7.2%. Si usted observa esa serie se sentiría tentando a decir que la caída está disminuyendo y en algún momento llegaría a cero o positiva. Es como si usted tuviera una fiebre de 41 grados y le bajó a 39, pero sigue grave. Cuando se observa la serie acumulada el cuadro es otro, en marzo 0%, en abril -7.5%, en mayo -8.8%, en junio y julio -8.5% y en agosto de -8.4%, es decir que de mayo a agosto la mejoría de la caída ha sido apenas de 0.4 puntos porcentuales. El futuro es incierto, depende de la evolución de la pandemia o que surja una vacuna. ¿Qué pasaría a la economía si ocurre un rebrote? La gravedad de la situación se manifiesta, entre otros sectores, en el laboral y con las cifras del BC en los meses abril- junio se aprecia que los ocupados o empleados se redujeron de 86.5% de la Población Económicamente Activa en 2019 a 56.0% en 2020, que los ocupados ausentes (especialmente en FASE) aumentaron de 122,460  a 1,428,589 y los desocupados(los que ni tienen empleo y no lo están buscando)de 5.8% a 12.7% Las autoridades monetarias han hecho lo correcto aumentando la liquidez de la economía con liberación del encaje legal, Repos a los bancos, flexibilización del Reglamento de Evaluación de Activos, poner a disposición de los bancos RD$60 mil millones a una tasa de 3% para prestárselos a los sectores productivos, así como las medidas fiscales como los programas de subsidio y el inicio de obras; sin este conjunto de medidas probablemente el desplome del PIB sería muy superior a lo actual. Las autoridades monetarias y fiscales están haciendo lo que aconseja la ortodoxia, pero no es conveniente sembrar expectativas prematuras en un momento donde la frustración impera y la desconfianza se podría sembrar en el ciudadano que perdió su empleo, en la pareja que se vio en la obligación de sacar sus hijos del colegio bilingüe, en el matrimonio que perdió su casa o su carro porque ya no pueden pagar la mensualidad, en fin tanta gente que no ven la luz al final del túnel y algunos no volverán a verla.

Noticias destacadas