Nacionales

Ángel Rondón: Por las pruebas contra mi, no tienen muchas cosas que hacer en el caso Odebrecht

Aunque el juicio de fondo por los sobornos de Odebrecht inicia el próximo jueves, Ángel Rondón, considerado por el Ministerio Público como la pieza clave del entramado de corrupción que instaló la constructora en el país, está convencido de que la justicia ya tiene la decisión tomada.


Lunes, 09 de Septiembre de 2019

Aunque el juicio de fondo por los sobornos de Odebrecht inicia el próximo jueves, Ángel Rondón, considerado por el Ministerio Público como la pieza clave del entramado de corrupción que instaló la constructora en el país, está convencido de que la justicia ya tiene la decisión tomada. Y aunque no se adelanta a especular cual podría ser el fallo, reitera que contra él no hay pruebas que lo condenen.
Rondón también reveló que la fiscalía le propuso en más de una ocasión un acuerdo que no aceptó porque implicaba admitir que es culpable de soborno.
“Me plantearon que podrían llegar a un acuerdo conmigo, un penal abreviado y yo tendría que declararme culpable, pero decirle que le dé alguien, yo no voy a cometer la misma arbitrariedad que hicieron los mismos funcionarios de Odebrecht en Brasil”, dijo.
En torno a si cree que faltan personas en el expediente responde: “a la verdad que no se, lo que yo puedo decir que yo estoy de más; eso tiene que investigarlo el Ministerio Público, pero no puedo decirlo yo; había 15 y sacaron 8, en vez de faltar, mejor van sacando, espero yo ser el próximo en salir”.
Cree que el Ministerio Público quiso dar un doble, llegar a un acuerdo con Odebrecht para que le entregara los US$184 millones e irse a lo penal con él para saciar la sed de justicia de la sociedad. Por eso, dijo, tergiversó las declaraciones del representante de la constructora Marcelo Hofke a quien le atribuye que le identificó como el sobornador cuando no fue así.
Rondón afirma que en el juicio de fondo no hablará porque se trata de un expediente conocido por todos. “Le dije a mi abogado yo ni voy hablar ahí, para repetir lo mismo, aunque son otros actores, pero ya esos actores ya conocen ese expediente, esos actores ya saben lo que van a hacer”, aseguró.

Rondón reconoce que los jueces de la Suprema Corte de Justicia tienen una gran responsabilidad con este caso, pero que no puede haber una justicia mediática. “Tu no puedes hacer justicia por la presión mediática, ni por los medios de comunicación, ni marcha verde, ni por Participación Ciudadana ni porque el pueblo entero se tire”.
“En mi ignorancia jurídica puedo decir que si es por las pruebas contra mi, no tienen muchas cosas que hacer”, manifestó.
Su relación con Odebrecht. Rondón reiteró que su relación con la constructora inició en marzo del 2001 y la construcción del acueducto de la Línea Noroeste, que primeramente había sido adjudicado a la empresa Andrade Gutierres y el presidente Hipólito Mejía anuló el contrato y convocó una nueva licitación que ganó Odebrecht.
Esto generó un conflicto entre ambas constructoras brasileñas al punto que tuvo que intervenir el presidente de Brasil Fernando Collor de Mello, ya que Andrade era la que tenía el financiamiento. Al final ambas se consorciaron a propuesta suya e hicieron juntas la construcción.
Rondón aseguró que su papel con la constructora consistía en identificar proyectos en el país que ellos pudieran levantar. De ahí que enviara perfiles de obras como las presas Madrigal sobre el río Haina, Montegrande, Las Placetas, Palomino, entre otros proyectos.
Explicó que una vez se lograba obtener la obra, Odebrecht se manejaba con los representantes y directores de las instituciones contratantes y que él tenía muy poca comunicación con funcionarios. “Quiero que quede claro mi relación con Odebrecht, una relación transparente, yo no bregaba con funcionarios, Odebrecht tan pronto se firmaba con una institución, seguían sus ejecutivos con cada unidad ejecutora”.
Fueron 17 obras en total para las cuales trabajó como representante comercial de Odebrecht, subcontratista o consorciado. Los proyectos ascendieron a US$6,109 millones, por lo cuales recibía una comisión de 2%, a excepción de la termoeléctrica Punta Catalina, que fue de 1% por su alto valor.
A Rondón la constructora le pagaba conforme el Estado le desembolsaba, por lo cual de US$101 millones que debía pagarle, hasta la fecha le han entregado US$79 millones, adeudándole US$22 millones.

Gran parte de sus ingresos afirma los ha invertido en las diversas industrias y propiedades. Rechaza la acusación de lavado de activo porque todos los pagos los recibía a su nombre.
Por qué siempre ganaba. Para Rondón esa pregunta se responde fácil: porque contaba con financiamiento del gobierno de Brasil, país que ponía como condición que en las licitaciones participaran sus empresas.
“Las otras empresas no participaban, solo las brasileñas que tenían proyectos importantes”, señaló al citar otros que también han construido en el país.
Punta Catalina. En el caso de la generadora Punta Catalina, Rondón asegura que inició como un proyecto privado en el 2010 en el cual Odebrecht tenía el 70%, Manuel Estrella el 20% y el 10% restante era suyo.
Explicó que con el triunfo de Danilo Medina en el 2012, éste lo asume bajo la necesidad de diversificar la matriz de generación y bajar el costo del kilovatio, por lo que se formula una licitación nuevamente para que ese proyecto sea del Estado, y a finales del 2013 se convoca y de 50 empresas que se registraron, Odebrecht gana.
De los US$22 millones que le debe Odebrecht, US$20 corresponden por Punta Catalina. De esto le aportaron US$1.5 millones y quedan pendientes US$18.9 millones, pago que Rondón está seguro que recibirá porque ese proyecto no está entre los que supuestamente se pagó sobornos, según el Ministerio Público, “por ende esto no está sujeto a discusión, sencillamente hay que pagarlo”.
Al mostrar la documentación que soporta su relación contractual con la constructora, Rondón afirma que le entregó todo eso al Ministerio Público, lo cual le sirvió como base para la acusación en su contra porque no tenía nada.
Con relación a la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas en la que se alega que recibió US$28 por Punta Catalina, Rondón asegura que se trata de un pago pendiente de la constructora por otras obras.
Asimismo Rondón negó conocer las identidades de los otros beneficiarios supuestamente con otro soborno de US$39 millones, de acuerdo a la investigación del grupo de periodistas, entre ellos del país Alicia Ortega. “No conozco ninguno de ellos. si hubo sobornos no fue a través de mi”, expresó.

Chivo expiatorio. Cuando se le pregunta si se cree un chivo expiatorio en este proceso, subraya que ni siquiera para esa figura el Ministerio Público tiene pruebas. “Para ser un chivo expiatorio también tiene que tener una prueba. no puede ser el que tu quieras, tienes que tener un indicio de pruebas mínimas”.
Se quejó que el juez Francisco Ortega acogiera las delaciones como pruebas cuando estas mandaban a seguir investigando.
En torno a los US$92 millones que confesaron ejecutivos de Odebrecht que pagaron como soborno en el país, Rondón alega que eso es solo una imaginación. “Si tu me dijeras dame exactamente los cheques o transferencias que sumen 92 millones y que digan además: he transferido a fulano de tal para repartir entre legisladores y que se yo quien”, expresó.
Además critica que lo acusan de sobornar a funcionarios de licitación o crédito, pero ninguno está en el expediente.
Relación con políticos. Rondón reiteró que desde el 1970 ha aportado recursos a políticos de la mayoría de los partidos, pero que a raíz de esta situación la relación con éstos ha sido distante.
“Me he auto limitado en este proceso, y que bueno porque ni puedo darle ni le doy un centavo a ellos en esta campaña; esta campaña en otros tiempos me hubiese costado un dineral para los candidatos.
“Ya la relación que tenía con muchos de ellos, lógicamente por asuntos de prudencia me mantengo al margen, no visito a ningún político ni pido ayuda porque ya ese proceso está en la Procuraduría, ya es un problema judicial que tendrán los jueces que determinar exactamente qué va pasar con eso”, manifestó.

 

Feliz por los sacados

Rondón asegura estar feliz por los acusados inicialmente que luego fueron sacados del expediente. “Ojala yo que saquen a todo el mundo porque tendrán que sacar a mi también, pero yo puedo salir independientemente de los demás porque yo nunca fui ni mensajero de ningún gobierno, ni funcionario, el Estado nunca me pagó un centavo, a mi quien me pagó fue Odebrecht”.
Los demás
Además de Rondón están acusados Víctor Díaz Rúa, el senador Tommy Galán Grullón, Juan Roberto Rodríguez, Andrés Bautista y Conrado Pittaluga. El juez de la Instrucción Especial, Francisco Ortega Polanco, acogió de manera parcial la acusación de soborno, lavado de activos, falsedad en declaración jurada, enriquecimiento ilícito, contra seis de los siete imputados por los US$92 millones que Odebrecht admitió haber pagado en soborno.

Por: Odalis Mejía.