República Digital - Indotel Anuncio

11 de abril del 2021

Deportes

NBA: La increíble transformación de los Cavaliers y los Warriors

Ambos quintetos tomaron su tiempo para convertirse en dos superequipos . No sería absurdo pensar que la trilogía entre los Cavaliers de Cleveland y los Warriors de Golden State en la final de la NBA pase a convertirse en una saga de proporciones mitológicas. Ambas franquicias tienen personal para chocar en junio por una cuarta, […]




Ambos quintetos tomaron su tiempo para convertirse en dos superequipos . No sería absurdo pensar que la trilogía entre los Cavaliers de Cleveland y los Warriors de Golden State en la final de la NBA pase a convertirse en una saga de proporciones mitológicas. Ambas franquicias tienen personal para chocar en junio por una cuarta, quinta o sexta vez al hilo. Al menos, por lo que resta de la actual década. Empero, la ruta hacia transformarse en superequipos tras décadas decepcionantes en la liga no se dio de la noche a la mañana. Para los Cavaliers y los Warriors ser los monarcas de las Conferencia del Este y el Oeste, respectivamente, requirió paciencia después de apostar en sus selecciones de primera ronda, más arriesgarse en realizar cambios y firmas por jugadores establecidos.
Cleveland tuvo que esperar más de una década para que LeBron James pasara de un rey crudo a maduro para ganar su primer campeonato en la historia del quinteto y el primero en cualquier deporte para la ciudad en 52 años, el verano pasado. Golden State, por su parte, acabó con una sequía de 40 años para volver a la cima de la NBA en el 2015 después un proceso de crecimiento que comenzó con la selección de Stephen Curry en el sorteo de novatos de 2009. Todo pasó por LeBron Establecidos como franquicia de la NBA en 1970, los Cavaliers se convirtieron en una constante en la postemporada en la década de los noventa gracias a canasteros como David Price y Brad Daugherty. No obstante, se toparon con la era de los Bulls de Chicago con un tal Michael Jordan, quien apuñaló una y otra vez los corazones de los fanáticos de los Cavaliers. Quizás el golpe más doloroso fue en la final de conferencia de 1992, año en que Jordan conquistó la segunda de sus seis coronas en ocho temporadas. A partir de 1998, Cleveland no logró el pase a los playoffs hasta que en 2003 se pegaron en la lotería con la primera selección del sorteo para escoger a James, a quien muchos mencionaban como el ‘heredero’ de Jordan. Los Cavaliers volvieron a convertirse en un equipo de postemporada bajo la primera incumbencia de James. No obstante, James se topó con la nueva versión de los ‘chicos malos’ de Detroit, los tres grandes de Boston, Paul Pierce, Kevin Garnett y Ray Allen, y la magia de Dwight Howard en Orlando. Solo pudo hacer historia en llevar a Cleveland a su primera final en el 2007, cuando fueron barridos por Tim Duncan y los Spurs de San Antonio. Con ansias de un anillo de campeonato, James decidió mudar sus talentos al Heat de Miami en el 2010 para combinarse con Dwyane Wade y Chris Bosh, dejando a Cleveland en otra época oscura. Llega Irving Sin James, los Cavaliers tuvieron marca de 97-215 durante cuatro temporadas. El lado positivo del marasmo fue la oportunidad de agenciarse tres primeras selecciones del draft en cuatro años. El primer turno en el 2011 fue para el armador australiano Kyrie Irving, quien pasó de jugar 11 partidos en el baloncesto colegial con la Universidad de Duke a convertirse en el Novato del Año en la NBA. El codiciado ‘pick’  no fue originalmente de Cleveland, ya que lo consiguieron en un cambio con los Clippers de Los Ángeles, que enviaron también al base Baron Davis a los Cavaliers por Mo Williams y Jamario Moon.
En el mismo sorteo, Cleveland apostó  en el cuarto turno al delantero fuerte Tristan Thompson, de la Universidad de Texas, rebotero en la mirilla del entonces gerente general Chris Grant desde escuela superior. El segundo primer turno en el 2013 fue para el canadiense delantero Anthony Bennett por encima de prospectos como Victor Oladipo, Michael Carter-Williams y Giannis Antetokounmpo. Apuesta a Love A pesar de que la selección fue un fiasco, sirvió como una carnada de canje después que en el 2014 los Cavs invirtieran su último primer ‘pick’ del sorteo, en Andrew Wiggins, hecho que ocurrió a la par con la decisión de James de volver  a Cleveland después de ganar dos títulos en Miami. Con James de regreso, el quinteto decidió apostar al presente, enviando a Bennett y a Williams a Minnesota por el estelar Kevin Love. La decisión le dio la oportunidad a James de formar un nuevo tridente, similar al del Heat. Con mayor experiencia, James tuvo el poder de torcer brazos en la gerencia de los Cavaliers para conseguir talento secundario. En el 2014-15, Cleveland firmó al armador suplente Matthew Dellavedova y canjeó por canasteros experimentados como J.R. Smith y Iman Shumpert, de los Knicks de Nueva York, en un triple acuerdo que envió a Dion Waiters, cuarta selección del 2014, al Thunder de Oklahoma City. Dichas decisiones regresaron a Cleveland al estrellato con un viaje a su segunda final en el 2015, cuando perdieron contra los Warriors, para luego desquitarse en el 2016 en un triunfo campeonil que cimentó a James como el mejor jugador de su era. Warriors fueron pacientes Golden State no tuvo que esperar por el retorno de un salvador como Cleveland hizo con James. Su proceso hacia el éxito fue orgánico y  se cocinó a fuego lento. De 1995 al 2012, los Warriors solo tuvieron una aparición en la postemporada, alcanzando sorpresivamente las semifinales del Oeste en 2007. En 2009, el quinteto de la bahía tuvo la suerte de que Minnesota se decidiera por Ricky Rubio y Jonny Flynn en el quinto y sexto turnos del sorteo para tener la oportunidad de  seleccionar a Curry en la séptima posición. De primera instancia, Golden State apostó al dúo de cancha trasera compuesto por Curry y Monta Ellis, selección de 2005, para liderar a la franquicia. No obstante, las lesiones de ambos en las piernas los sacaron de carrera y Golden State volvió al tablero cuando en el 2012 cambiaron a Ellis a Milwaukee por el centro Andrew Bogut. El año anterior, losWarriors se arriesgaron con la selección de Klay Thompson, de Washington State, en el undécimo turno por encima de Kawhi Leonard.  Jimmy Butler e Isaiah Thomas.
Golden State continuó con sus ‘picks’ de cuidado en el 2012 bajo el mandato del gerente general Bob Myers. Se llevaron a Harrison Barnes, de la Universidad de Carolina del Norte, en el séptimo puesto; y a Draymond Green, de Michigan State,  en el puesto 35 de la segunda ronda gracias un canje para obtener el ‘pick’ de los Nets. Las últimas piezas llegaron en el 2013 después de formar parte de un triple cambio que trajo a Andre Iguodala de los Nuggets de Denver, más la firma de Shaun Livingston en el 2014. El resto fue historia. Curry pasó a convertirse en uno de los mejores jugadores de la NBA, con trofeo de Jugador Más Valioso en e2015 y 2016, y a formar parte de la dupla bautizada como los ‘Splash Bros.’ junto a Thompson debido a su puntería detrás de la línea de tres puntos. Green, por su parte, evolucionó a ser un jugador que hace de todo. Bajo la dirección de Steve Kerr, quien reemplazó a Marc Jackson, los Warriors derrotaron a los Cavaliers en seis juegos en el 2015 para subir el trofeo Larry O'Brien. Empero, fueron bajados de las nubes en el 2016 cuando perdieron una ventaja de 3-1 en la final frente a Cleveland después de ganar 73 partidos, marca histórica, en la temporada regular. El doloroso revés llevó a la franquicia a pensar en grande y contrataron a Kevin Durant, el número dos de la NBA detrás de James. Esto fue posible gracias a que no se excedieron en dar contratos lucrativos a Curry y a Thompson para tener espacio en el tope salarial. El único con un acuerdo multianual es Green, quien firmó por cinco años y $82 millones en 2015. Talento para rato Fuera del resultado que produzca la final el 2017, ambos quintetos no se desprenderán de sus jugadores principales en los próximos años. Medios estadounidenses informaron que Durant, quien también pudo llegar a Golden State luego que el combinado saliera de Barnes y de Bogut, no ejercerá su opción de aumento para la próxima temporada, para mantener el núcleo de canasteros. Por otro lado, los Warriors tienen en mente darle un contrato multianual a Curry. En Cleveland, James no da señales de bajar su nivel de juego e Irving firmó una extensión hasta el 2020, mientras que Love, Tristan y Smith tienen contratos multianuales. Podrían perder a jugadores veteranos como Richard Jefferson, Deron Williams, Kye Korver y Channing Frye. Todos pueden ser reemplazados por otros jugadores de impacto que James y los Cavaliers divisen en el futuro.

Noticias destacadas