República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Deportes

Neymar declara la guerra judicial al Barcelona

Neymar ha ejecutado finalmente su amenaza contra el FC Barcelona y acaba de interponer una demanda reclamando la segunda parte de la prima de renovación que, por contrato, le correspondía percibir cuando abandonó el club azulgrana el pasado verano. En total, el brasileño del PSG exige, según han confirmado a EL MUNDO fuentes próximas al […]




Neymar ha ejecutado finalmente su amenaza contra el FC Barcelona y acaba de interponer una demanda reclamando la segunda parte de la prima de renovación que, por contrato, le correspondía percibir cuando abandonó el club azulgrana el pasado verano. En total, el brasileño del PSG exige, según han confirmado a EL MUNDO fuentes próximas al futbolista, 26 millones de euros que tenía estipulados más un 10% de intereses. En total, una cifra próxima a los 30 millones. De manera paralela, el club azulgrana tiene ya en marcha su contraataque judicial. Le reclama, en el mismo juzgado de Primera Instancia de Barcelona en el que ha recaído la denuncia del jugador, el total de los ingresos derivados de la renovación que rubricó meses antes de marcharse a Francia, así como una multa de nueve millones de euros por daños y perjuicios. En total, 75 millones de euro Esta batalla judicial comenzó a gestarse el pasado mes de agosto, cuando el FC Barcelona se negó a abonar la segunda parte de la prima de renovación pactada con el jugador tras conocer su decisión de marcharse al PSG, que acabó materializándose con un traspaso récord de 222 millones de euros. La directiva que dirige Josep Maria Bartomeu consideró que no procedía el pago, que vencía el pasado 31 de agosto, toda vez que el jugador había decidido irse. En esta línea el club se aferra a la literalidad del nuevo contrato suscrito con el futbolista, que le unía al FC Barcelona hasta el 2021, y considera que ha sido incumplido unilateralmente por parte del futbolista.

La defensa del PSG

El Barça llegó a depositar ante notario la cuantía pendiente de la prima de renovación del jugador a la espera de conocer cuál era su decisión final, como muestra de su voluntad de abonar dicha cifra si el delantero cambiaba de opinión y se quedaba en Barcelona. Sin embargo, al cerrar su traspaso por el PSG, el club azulgrana comunicó públicamente que no abonaría un solo euro y Neymar advirtió, por su parte, que la reclamaría y que dejaba el asunto en manos de sus abogados. Eso sí, nunca más volvió a abordar esta cuestión ante los medios de comunicación. Sólo lo hizo en plenas turbulencias por su traspaso a través de su empresa familiar, N&N Consultoría, cuando aseguró que recibía «con sorpresa» la decisión del Barça de no pagar el referido incentivo ya que, a su juicio, cumplió «íntegramente el contrato entonces vigente con el depósito integral de los valores libremente pactados con el FC Barcelona con el fin de su liberación (sic)». En defensa del jugador salió también su nuevo club, el PSG, que a través de un comunicado respondía a la posibilidad apuntada por el Barça de que se convertiría en responsable subsidiario de la indemnización reclamada en caso de que finalmente fichara al jugador. El equipo francés también dejó constancia de su «sorpresa» y «recordó que Neymar respetó estrictamente todas las leyes y normas aplicables» al mismo tiempo que «lamentaba la actitud del FC Barcelona».

De 57,1 millones a más de 230 millones

En caso de ganar el procedimiento judicial impulsado contra el Barça, los emolumentos gastados por el club en el futbolista durante su estancia en la Ciudad Condal superarían ampliamente los 230 millones de euros. Y es que precisamente ahora la Audiencia Nacional ha tenido conocimiento de los ingresos reales que percibió el brasileño en el FC Barcelona y que se habían mantenido en secreto hasta ahora. Tal y como reveló este periódico hace unos días, muy lejos quedan ya los 57,1 millones de euros en los que cifró el ex presidente blaugrana Sandro Rosell el fichaje del jugador al Santos brasileño. Según reza la documentación inédita del padre del futbolista, entregada a la Justicia brasileña por Eduardo Musa, quien fuera la mano derecha del progenitor, el coste del traspaso se elevó realmente a 134 millones de euros netos. A lo que hay que añadir un salario durante los años de contrato de 71 millones de euros. El pago de estas cantidades mediante la confección de una batería de contratos simulados ha sido investigado por la Audiencia Nacional, que se encuentra a la espera de fijar la fecha para juzgar el ya denominado caso Neymar por estafa y corrupción entre particulares. El juez José de la Mata abrió juicio oral siguiendo la instrucción de la Sala Penal de la Audiencia Nacional contra Neymar, sus padres, el presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, su predecesor Sandro Rosell así como contra el Barça y el Santos como personas jurídicas.

Noticias destacadas