República Digital - Indotel Anuncio

17 de mayo del 2021

Política

Ni moderno, ni democrático.-

Ni moderno, ni democrático.- Mucha gente que decidió hacer carrera política en el PRM, el principal partido de oposición, debe estar arrepentida de subirse a esa patana  luego  de enterarse de que la cúpula de esa organización se reservó 29 senadurías de las 32 existentes y 112 diputados de las 190  curules con las que […]




Ni moderno, ni democrático.- Mucha gente que decidió hacer carrera política en el PRM, el principal partido de oposición, debe estar arrepentida de subirse a esa patana  luego  de enterarse de que la cúpula de esa organización se reservó 29 senadurías de las 32 existentes y 112 diputados de las 190  curules con las que actualmente cuenta la Cámara Baja, además de 51 alcaldías, 373 regidores y 214 vocales de un total de 823 candidaturas. La dirección  del PRM cumplió así con lo que dispone la ley 33-18 sobre Agrupaciones y Partidos Políticos y   su Reglamento, pero  es evidente que los políticos, acostumbrados  a hacer la ley de manera  que pueda perpetrarse también la trampa, le dan una interpretación  conveniente a su propósito de manejar los partidos como feudos propiedad de un grupito de privilegiados  que como son los que parten y reparten, se quedan siempre con la mejor parte. Hay que decir, sin embargo, que la decisión  sorprendió al país político, mas que nada porque contrasta, de manera significativa, con lo que  hizo el PLD, donde se disputarán en primarias  abiertas  casi todas las candidaturas a pesar de que en el partido de gobierno  se libra un pleito de perros y gatos que augura una competencia feroz. ¿Qué sentido tiene participar  en  unas primarias  donde se competirá por las  candidaturas-rabizas, ya sea porque son poco importantes o muy difíciles de ganar?  Opinantes y analistas atribuyen la decisión  al faccionalismo que, como pecado de origen,  caracteriza la dinámica interna del principal partido de oposición,  donde no tengo dudas su dirección encontrará una explicación  para justificar que se haya reservado la mayoría de los cargos  legislativos, dándole un portazo en la cara a las aspiraciones  de miles de sus militantes con derecho a ser elegidos. Pero los hechos son los hechos y el PRM es el PRM, del que sus críticos  siempre dijeron  que nunca fue moderno, y ahora podrán decir que tampoco es  democrático.

Por: Claudio Acosta.

Noticias destacadas