20 de septiembre del 2021

Política

No dar pie con bola

Orlando Gil gil@claro.net.do / @orlandogildice Joaquín Balaguer declaró –en medio de una campaña– que no iría al Palacio Nacional a ensartar agujas, defendiéndose de los cuestionamientos que se originaban en su ceguera. En vez de negarla, la admitió, y de paso mató el gallo en la funda a quienes creyeron que ese sería su Talón […]




Orlando Gil

gil@claro.net.do / @orlandogildice

Joaquín Balaguer declaró –en medio de una campaña– que no iría al Palacio Nacional a ensartar agujas, defendiéndose de los cuestionamientos que se originaban en su ceguera.

En vez de negarla, la admitió, y de paso mató el gallo en la funda a quienes creyeron que ese sería su Talón de Aquiles. Balaguer sin duda sabía a qué iba al Palacio Nacional, y fue más de las veces necesarias, justas o apropiadas, y no con magia, sino artimañas.

El Señor de los Trucos pudo habérsele llamado. Ahora ¿Es esa la situación de todos los que acceden a un cargo de elección popular, que deben competir con otros y ganarse a pulso el favor de los votantes?

Se suponía, pero en estos días se comprueba que no, y el ejemplo más palpable es la alcaldía de Santo Domingo Este, incapaz de resolver el problema de la basura y que asume el gobierno central.

Mucha gente se hace que no lo sabe, pero cada ayuntamiento es gobierno local, responsable de su demarcación.

Los municipalistas se llenan la boca y hablan de un cuarto poder del Estado, con todo lo que esto significaría o  implicaría en autonomía.

Incluso, vale recordar que la democracia entró a América por el municipio, una instancia que decidía por voluntad propia. Un ayuntamiento tutelado es menos gobierno que un ayuntamiento que disponga de medios y cumpla con sus obligaciones, como -en este caso- la recogida de  desperdicios sólidos.

Manuel Jiménez, aun cuando se postuló dos veces y ganó una, no supo a qué iba al ayuntamiento de Santo Domingo Este, ya que lleva más de un año y la impresión es que no da pie con bola.

La intervención del gobierno se verá como oportuna, o solidaria, o forma de salvar la cara, pues esa alcaldía corresponde al oficialismo.

Sin embargo, institucionalmente no puede verse así. El asunto es más grave, y no solo afecta al titular, sino al partido que lo llevó en su boleta y no averiguó si tenía o no condiciones para su desempeño.

¡Derroche a tu guitarra!

Noticias destacadas