02 de agosto del 2021

Economía

No empujemos lo innecesario

Juan Guiliani Cury.  Estados Unidos inicia hoy 20 de enero una nueva era con la asunción del 45 presidente de la Unión Americana desde su Independencia en 1776. El magnate inmobiliario Donald J. Trump será el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Trump, que no es un político de tradición sino un hombre de negocios, […]




Juan Guiliani Cury.

 Estados Unidos inicia hoy 20 de enero una nueva era con la asunción del 45 presidente de la Unión Americana desde su Independencia en 1776.

El magnate inmobiliario Donald J. Trump será el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Trump, que no es un político de tradición sino un hombre de negocios, ha causado un sinnúmero de polémicas y debates entre los que lo admiran y sus contrarios, desde que lanzó su candidatura oficial a principios de 2016.

Muchas expectativas se han abierto con el próximo mandatario que regirá en los venideros cuatro años las riendas del poder de la nación más poderosa del planeta. La República Dominicana ha sido y es un amigo de los gobiernos y el pueblo norteamericano a pesar de haber sufrido dos intervenciones del poderoso país del norte.

Más de un millón de ciudadanos de origen dominicano viven en diferentes estados del nordeste de ese país, muy especialmente en la ciudad de Nueva York. Trump es neoyorquino y de seguro conoce muy bien a nuestros inmigrantes en esa metrópoli. Trump sustituye al demócrata Barack Obama, primer presidente afroamericano en toda la historia de esa nación. Obama se retira con un legado impresionante testificado con creces por los principales medios de comunicación norteamericanos, incluyendo a la cadena radio televisiva Fox, quien ha reconocido su legado.

He visto en estos días que sectores económicos del país han solicitado una revisión de cláusulas del DR-CAFTA. Esa revisión se fundamente en renglones agrícolas y agropecuarios. La sugerencia es loable y hasta ineludible, pero el “timing”, un término anglosajón, nos aconseja que no es el tiempo para abocarse ahora a pedir una revisión de ese Tratado. No es un secreto que el señor Trump como lema de campaña ha sido reiterativo y vehemente de que va a revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA en inglés) que tiene su país con México y Canadá. El DR CAFTA es un hijo del NAFTA. El objetivo no es Canadá, sino México donde ya el Presidente electo ha fijado su política comercial en contra de objetivos industriales norteamericanos asentados en México. También Trump ha dicho que EEUU se retiraría del llamado Acuerdo Transpacífico, que integran 12 naciones y considerado de mucha importancia.

La política comercial de Trump es de tener poco apetito con los acuerdos de libre comercio, al menos por el momento.

Conclusión: No empujemos innecesariamente al Gobierno a pedir una revisión del DR CAFTA. Eso tiene su momento, pero no ahora.

El tiempo es de prudencia.

Noticias destacadas