República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Política

No están a la altura

De nada valió el ruidoso griterío, que por supuesto llegó al cielo, de sus líderes y dirigentes, ni los enjundiosos alegatos jurídicos en defensa de la financiación pública de los partidos políticos del expresidente Leonel Fernández, ni tampoco los argumentos de Finjus y Servio Tulio Castaños haciendo el ingrato papel de abogado del diablo. La […]




De nada valió el ruidoso griterío, que por supuesto llegó al cielo, de sus líderes y dirigentes, ni los enjundiosos alegatos jurídicos en defensa de la financiación pública de los partidos políticos del expresidente Leonel Fernández, ni tampoco los argumentos de Finjus y Servio Tulio Castaños haciendo el ingrato papel de abogado del diablo. La reducción de un 50% a los fondos públicos que recibirán este año no electoral es un hecho, como lo confirmó ayer el presidente de la Comisión Bicameral que estudia el Proyecto de Ley de Presupuesto General del Estado, José Francisco Santana. El legislador explicó que este 2021 los partidos recibirían un total de RD$1,260, 400.000, pero solo verán 630 millones 200 mil pesos. Es un duro golpe, sobre todo para los minoritarios, que deberán conformarse con las porciones mas pequeñas del pastel, pero no tanto como para que se vea amenazada la democracia y el sistema de partidos como de manera maliciosa, y definitivamente exagerada, se quiere hacer ver. Porque lo que los hechos han demostrado es que existen sobradas razones para dudar de la utilidad de esa “inversión”, como la llaman algunos de sus mas cínicos defensores, pues nunca han dicho cómo y en qué gastan todo ese dinero público. Y son tan pobres los resultados de esa “inversión”, en dramático contraste con las riquezas que acumulan nuestros políticos, que si a los ciudadanos, que somos los que pagamos la fiesta con nuestros impuestos, nos permitieran decidir si queremos seguir costeando una parranda en la que somos solo dolientes espectadores, hace rato que estuvieran rascándose con sus propias uñas. Para colmo, cuando se les pide un “sacrificio” para hacer frente a una calamidad nacional como la provocada por la pandemia son incapaces de estar a la altura, como tampoco lo están cuando defienden una democracia que practican de la boca para fuera pero que es la gran ausente, puertas adentro, en las organizaciones que dirigen. PorClaudio Acosta

Noticias destacadas