República Digital - Indotel Anuncio

13 de mayo del 2021

Opinión

No son iguales

Tomás Aquino Méndez. Por mucho tiempo me he preguntado, ¿por qué los cajeros de bancos, secretarias de oficinas, recepcionistas, etc. son tan poco simpáticos? Llegué a pensar, en cuanto a los cajeros y cajeras de bancos, que pudiera ser un mandato de los ejecutivos para evitar relación amigable entre cliente-empleado. Con relación a las recepcionistas […]




Tomás Aquino Méndez.

Por mucho tiempo me he preguntado, ¿por qué los cajeros de bancos, secretarias de oficinas, recepcionistas, etc. son tan poco simpáticos? Llegué a pensar, en cuanto a los cajeros y cajeras de bancos, que pudiera ser un mandato de los ejecutivos para evitar relación amigable entre cliente-empleado.

Con relación a las recepcionistas y secretarias de oficinas, públicas o privadas, ignoro por qué su actitud. Aunque algunas son tan “sinceras” que le dicen al visitante que les pagan muy poco para estar sonriendo todo el día y respondiendo teléfono amablemente.

Pero, ¿qué tiene que ver el visitante con eso? Si usted se siente mal, incómoda o mal pagada en una oficina o empleo cualquiera, lo que debe hacer es renunciar.

Pero mis Expresiones de hoy son para reconocer que no todos los cajeros y cajeras son iguales. Visenia Martínez me sorprendió gratamente. Tan pronto me llegó el turno en la fila y me presenté a su cubículo, todo fue sonrisa y simpatía.

Me preguntó por la familia, por mi profesión, por mi salud.

Nunca, en más de 20 años de relación comercial con diferentes entidades bancarias había sido tratado como un ciudadano, un ser humano. Siempre me he sentido tratado como UN CLIENTE. Nada más.

Todo el tiempo al llegar al banco y ponerse al frente de un cajero, comienzan las preguntas: ¿qué piensa hacer?, ¿se lo lleva todo?, ¿alguna otra transacción?, etc. Eso sí, todo muy correctamente, sin faltarle respeto a la persona, pero viéndolo como el cliente que es, no como el ser humano.

Por eso, aunque no acostumbro en mis Expresiones dedicar espacio a cosas personales, esta vez me sentí inclinado a reconocer a esta joven que vi por primera vez y de la cual me siento tan agradecido, por haberme dado un trato diferente y muy personalizado.

Se esmera en ofrecer un servicio de calidad, de ser la diferencia.

Dice que es su misión porque “la calidad en el servicio debe ser lo principal”.

Y me dice, respondiendo a mi inquietud: “Con todos es mi actitud porque LO BUENO MERECE SER PREMIADO, ustedes los clientes son lo bueno y nosotros debemos hacer la diferencia y darle calidad”.

Increíble para mí, que nunca había sostenido una conversación con un cajero, que no fueran las preguntas y respuestas de: “¿qué va a hacer?, y, ¿desea algo más?”. Es lo que interesa a la entidad bancaria, pero Visenia Martínez me enseñó que no todos son iguales.

Entendí que no hay un mandato de los ejecutivos, sino una conducta individual de cada uno de los que laboran en esa dependencia. Esa debe ser la actitud, además de dar buen trato como cliente, manejar al ciudadano como humano, como persona.

Gracias Visenia Martínez de la oficina del Banco de Reservas de Ágora Mall, por ti entendí que no todos los cajeros SON IGUALES.

Noticias destacadas