República Digital - Indotel Anuncio

22 de abril del 2021

Salud

Once meses de suspensión para el médico español que diagnosticó a una paciente como «mal follada»

Tras varias preguntas de índole sexual, el facultativo puso por escrito su dictamen. El Tribunal Superior de Justicia de Murcia (España) ha confirmado la condena a un médico que le impone una pena de once meses de suspensión de empleo y sueldo. El facultativo había diagnosticado a su paciente, una joven de 21 años, que no estaba «bien […]




Tras varias preguntas de índole sexual, el facultativo puso por escrito su dictamen. El Tribunal Superior de Justicia de Murcia (España) ha confirmado la condena a un médico que le impone una pena de once meses de suspensión de empleo y sueldo. El facultativo había diagnosticado a su paciente, una joven de 21 años, que no estaba "bien follada" e incluso se lo había puesto por escrito. Los hechos sucedieron en 2016 en un pueblo del sur de España, Llano de Brujas, cuando la mujer se acercó al centro de salud después de haber sufrido un desmayo y haber permanecido la noche en urgencias. Según relató la joven, el doctor en primer lugar le ofreció un cigarrillo, que rechazó, pero él se fumó uno en plena consulta.
Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter
Minah Stahl@minitah

También en capturas por si no se puede acceder. Médico en . @laverdad_es @La_SER @eldiarioes @radiocable

Después de varios comentarios de índole sexual, como que no le iba a recetar lo que le habían mandado en urgencias porque engordaba e iba a perder el tipazo que tenía, o preguntarle que quién "estaba más buena", si ella o su madre, llegó el diagnóstico.
Informativos Telecinco @informativost5

Once meses de suspensión a un médico de Murcia por calificar de "mal follada" a una paciente http://bit.ly/2MzEZKy 

Según confirma la propia sentencia, el médico llegó a la conclusión de que  la paciente "estaba mal follada" y que si no lo estaba ella, lo estaba su madre. Y no dudó en ponerlo por escrito. El facultativo ha sido condenado a ocho meses de suspensión de empleo y sueldo por "una grave desconsideración a la usuaria" y a otros tres meses por fumar en la consulta. El condenado alega en su defensa que el diagnóstico no tenía ánimo de "dañar o burlarse de la paciente" y que, aunque reconoce que ese fue su dictamen, era "porque había que conocer las causas de su alteración emocional", después de que la joven le hubiera pedido que le recetara ansiolíticos.

Noticias destacadas