República Digital - Indotel Anuncio

27 de enero del 2021

Opinión

Abinader, en sus primeros 100 días falló en su política exterior

Por: RAMÓN ANTONIO (NEGRO) VERAS . I.- Independencia no, cambio de amo 1.- Muchos latinoamericanos y caribeños, en su cabeza tienen alojada la falsa creencia de que solamente Puerto Rico, quedó bajo el colonialismo, luego de que los demás países se liberaron del dominio español, pero lo que le ha ocurrido a varios de nuestros […]




I.- Independencia no, cambio de amo 1.- Muchos latinoamericanos y caribeños, en su cabeza tienen alojada la falsa creencia de que solamente Puerto Rico, quedó bajo el colonialismo, luego de que los demás países se liberaron del dominio español, pero lo que le ha ocurrido a varios de nuestros países es que han cambiado de un amo europeo, por otro mayoral, el imperio norteamericano. 2.- La independencia política es la autodeterminación de que goza un Estado respecto de otros y ejerce su soberanía sin limitaciones; ella pierde su contenido cuando los gobiernos nacionales se sustentan en economías dominadas por monopolios extranjeros en complicidad con la minoría nacional. 3.- Cada Estado, dependiendo de las clases sociales que lo controlan, ejecuta un conjunto de métodos y formas ante Estados extranjeros para lograr determinados objetivos. El proceder define a los actores diplomáticos como miembros de un país gobernado por clases que acatan con docilidad la voluntad del patrón extranjero, o se comportan dignamente. 4.- De una u otra manera, históricamente los diferentes gobiernos que nos hemos lamentado padecer, han estado bajo la influencia y dominio de los intereses norteamericanos, y cada uno ha buscado la forma de ideológicamente justificar el dominio extranjero y, por vía de consecuencia, la política internacional de sumisión que asumen. II.- El presidente Abinader, la Guerra fría y su política exterior 5.- El licenciado Luis Abinader, al cumplir cien (100) días de su gestión como presidente de la República Dominicana, refiriéndose a las relaciones diplomáticas de su gobierno con China y Estados Unidos, en el curso de una entrevista en el Grupo de Comunicaciones Corripio, dijo: “que prevalece una nueva Guerra Fría: “antes era la Unión Soviética con EE. UU., ahora esta nuevaGuerra Fría es China y EE. UU., consituaciones diferentes, porque antes no habían empresas rusas que querían invertir en estos países y China tiene una economía mixta muy dinámica. Hay que tener en cuenta que el principal socio comercial de República Dominicana es Estados Unidos, lo que dijo, dejó claro desde el principio a las autoridades chinas, a quienes reiteró su respeto. Nosotros tenemos dos millones de dominicanos y descendientes en los Estados Unidos, es nuestro principal socio comercial y tenemos que tener una relación estratégica, como se lo dije también al embajador chino antes de llegar al poder siendo candidato”.El Caribe, 26 de noviembre de 2020, página 10 6.- El licenciado Abinader, al referirse a la Guerra fría, da a entender como que Estados Unidos antes fue víctima de la Unión Soviética y ahora de China. Pero resulta que a la luz de la realidad de los hechos históricos, es el imperio norteamericano el que ha ejecutado, no solamente la Guerra fría, sino distintas clases de guerras, en las que hay que tomar en consideración qué clase social la lleva a cabo, qué objetivo político persiguen las clases dominantes y los oprimidos. De ahí que tenemos: a.- Han ocurrido y ocurren Guerras justas e injustas. Es justa, toda guerra de los oprimidos contra los opresores, la de los esclavos contra los esclavistas; la de campesinos contra terratenientes; la de la clase obrera contra el capitalismo, y las de los pueblos oprimidos contra las potencias coloniales. Así, tenemos los ejemplos de Vietnam defendiendo su unificación y soberanía; la de Cuba en Girón, defendiéndose de la agresión y la del 28 de Abril de 1965, el pueblo dominicano repeliendo la intervención norteamericana. b.- Guerra injusta, las de rapiñas, aquellas que llevan a cabo las potencias coloniales para anexarse territorios o saquear recursos naturales. c.- Guerras de Baja Intensidad, entre las que se destacan Guerras bacteriológicas, ejecutada por Estados Unidos contra el pueblo de Vietnam y de Cuba para destruir su economía agrícola; las puestas en práctica contra los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, con la finalidad de crear desestabilización con la Guerra de nervios, Guerras sicológicas y Guerras de precios, como el caso en Venezuela inflando el dólar, y otras que tienen por finalidad causar malestar en la población contra gobiernos democráticos. d.- La Guerra patria, la del pueblo soviético contra la Alemania fascista y el Japón imperialista; e.- Guerra civil, que es la continuación y recrudecimiento en determinadas circunstancias de la lucha social y de clases en específicos países. f.- Guerra fría, a la que hizo referencia el presidente Luis Abinader, es la que pone en ejecución el imperio mediante actos que crean un estado de tirantez en las relaciones internacionales y de preparación de la guerra directa, como entre otros, la negativa a sostener negociaciones para resolver los litigios, la prédica de métodos de imposición y de presión desde posiciones de fuerzas, la restricción de las relaciones comerciales con países de sistemas sociales diferentes, el espionaje, etc. Esta es la Guerra que lleva hoy el imperio contra China. Frente a Cuba nunca ha sido Guerra fría, sino caliente y de todo tipo, con el objetivo de destruir a la Revolución Cubana, algo que no ha logrado en casi 60 años. III.- Ser el socio principal de Estados Unidos, no nos obliga a arrodillarnos 7.- El hecho de un país tener un socio principal o secundario, poco importa a los fines de conservar la independencia, el interés nacional y la autodeterminación. El trato entre copartícipes se mide por conveniencias comerciales y respeto de ambos cofrades. 8.- En nuestras relaciones comerciales con China, los empresarios dominicanos son los más interesados en el mercado interno y los negocios internacionales y, se supone, tenían pleno conocimiento de los acuerdos diplomáticos y comerciales que se establecieron con China, en cuyo país a muchos empresarios, negociantes y políticos las autoridades chinas en la visita que les hicieron les dieron un trato de príncipes, razón por la cual hoy no pueden alegar ignorancia de los pactos que se hagan con el país asiático a nivel comercial. 9.- La República Dominicana, por ser pobre y tener relaciones con una superpotencia económica, no está obligada a entregarse. Los vínculos diplomáticos se establecen sobre la base de la reciprocidad, y no tomando en cuenta la obediencia a la insolencia y la imposición basada en el poder o dominio imperial. 10.- Ser socio comercial del imperio no implica que entreguemos la soberanía nacional. Se puede ser asociado sin que esto se traduzca en entrega. Se negocian productos materiales y culturales, no así los principios de identidad, autodeterminación y soberanía. Los asociados, sin importar su riqueza o pobreza, son consocio, conservando cada uno sin dobleces su independencia. 11.- Un amplio número de habitantes y una gran extensión territorial, no justifican el avasallamiento del país poderoso en las relaciones con otro de territorio y limitada cantidad de nacionales. Aquellos que se unen para un objetivo es porque, se supone, persiguen en común y aportando conforme a sus posibilidades. IV.- Los dos millones de dominicanos y descendientes en los Estados Unidos. Los inmigrantes haitianos en nuestro país 12.- El capitalismo desarrollado se beneficia de la mano de obra barata de los inmigrantes, o en los países donde instala las industrias de zonas francas. De cualquier forma la compra de fuerzas de trabajo genera plusvalía. La desigualdad de desarrollo hace posible la explotación de los países ricos a los más pobres. 13.- No escapa al conocimiento del presidente Luis Abinader, que mientras estén presentes las desigualdades en el desarrollo económico, la emigración continuará siendo fuente de explotación de los países pobres, como el nuestro, por los más ricos como Estados Unidos. 14.- El fenómeno migratorio, que es la consecuencia del desarrollo desigual de dos países, explica la presencia de los millones de compatriotas nuestros vendiendo su fuerza de trabajo al capitalista norteamericano. La miseria, el hambre, la falta de un mercado laboral, impulsa a los nuestros a insertarse en el amplio campo de trabajo que ofrece el imperio a todo aquel que emigra. Por ser el país apéndice de Estados Unidos, el trabajador nuestro va a un país que no es el suyo, sufriendo la dificultad y limitación que le impone el clima y el idioma, el doble robo en el salario y la discriminación por ser hispano, caribeño o de piel negra. 15.- Para entender la emigración de dominicanos y dominicanas a Estados Unidos, basta con analizar la situación por la cual está presente en nuestro país una gran masa laboral haitiana, la que solamente por la necesidad de recibir un salario para subsistir se arriesga a venir aquí y a tener que soportar la intolerancia racista de los que odian a los prietos con la misma fuerza que a los pobres. 16.- En el capitalismo, en la medida que la máquina sustituye al ser humano, el ejército de reserva laboral aumenta, la plusvalía se acumula y el capital amplía su esfera de operaciones. La reserva laboral se reduce hasta cuando ella sea necesaria, y es entonces cuando el patrono sale a buscar una nueva mano de obra que explotar, y la encuentra en el inmigrante, en las amas de casas, en los jubilados y en los jóvenes. Razonamiento final a.- El presidente Luis Abinader, por su inteligencia, formación intelectual y académica, está consciente de que el asunto migratorio, como fenómeno hoy internacional, favorece en gran medida al país receptor. Como ejemplo tenemos, en Estados Unidos, a los productores agrícolas y aquí al sector agrícola y de la construcción. b.- El Presidente, en sus primeros cien (100) días de gestión, tomando en consideración los marcos en que se ha movido, dentro de la crisis económica, social y sanitaria, ha hecho lo que le permite el modelo económico atrasado que padecemos. c.- En lo que se refiere a la política exterior, Abinader, se ha comportado en forma desacertada, colocando a nuestro país como un aliado incondicional de los Estados Unidos, algo que se ve muy feo en pleno siglo XXI, y más partiendo de un país históricamente golpeado por la política del imperio norteamericano.

Noticias destacadas