Opinión

Atropello, humillación y vagabundería

El condenable suceso sufrido el domingo 25 de noviembre reciente por los esposos Altagracia Ortiz y Carlos Manuel Féliz Cuello ocasionado por una patrulla mixta PN-ERD en la avenida Anacaona, es parte de las falencias acusadas en el gobierno del presidente Danilo Medina.


Martes, 04 de Diciembre de 2018

El condenable suceso sufrido el domingo 25 de noviembre reciente por los esposos Altagracia Ortiz y Carlos Manuel Féliz Cuello ocasionado por una patrulla mixta PN-ERD en la avenida Anacaona, es parte de las falencias acusadas en el gobierno del presidente Danilo Medina. Los esposos se dirigían a su hogar 8:30 pm cuando fueron interceptados por una patrulla mixta PN-ERD exigiéndoles documentos, en chequeos aleatorios, correcto, pero exentos de atropellos, abusos, humillaciones, como los que padecieron los esposos, que suministraron documentos requeridos, exigiendo algunos más, y los esposos decidieron para optimizar el chequeo, acudir al destacamento de la Cayetano Germosén.
Detenidos ante la luz roja del semáforo, la patrulla procedió a ponchar con un tiro la goma delantera delvehículo, y ahí culminó el “operativo”.
Ese suceso acontece a diario cientos de veces sin que trasciendan, por patrullas mixtas que abusan y macutean a los conductores sin incurrir en faltas a la ley de tránsito, pero no salen a relucir, contrario a este caso, en que la patrulla actuante se encontró con alguien que podía y pudo denunciar la vagabundería, señalando por sus nombres a los responsables.
En vez de contribuir al verdadero control de los desmanes de conductores y detectar trasiego de armas y sustancias prohibidas, las patrullas mixtas han derivado en terror de los conductores, no sus garantes.
El caso que nos ocupa es propicio para exhortar al presidente Medina instruir con el idéntico desproporcionado uso de la fuerza que comento, a los alegados custodios de la frontera, y en esa óptica, ningún haitiano cruzaría la línea demarcadora, y contra los conductores violadores de la luz roja, rebase temerario y motoristas que circulan como chivos sin ley.
Pobre país sin nadie quien lo defienda.

Por: Ubi Rivas.