Opinión

Danilo y Gonzalo contra Leonel

El cisma del oficialista PLD llegó al clímax con la proclamación del ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, como el representante de la corriente del presidente Danilo Medina que disputará el próximo 6 de octubre contra el expresidente de la República y presidente de la organización, Leonel Fernández, la candidatura presidencial del 2020 en las primarias abiertas arbitradas por el tribunal electoral.


Jueves, 12 de Septiembre de 2019

El cisma del oficialista PLD llegó al clímax con la proclamación del ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, como el representante de la corriente del presidente Danilo Medina que disputará el próximo 6 de octubre contra el expresidente de la República y presidente de la organización, Leonel Fernández, la candidatura presidencial del 2020 en las primarias abiertas arbitradas por el tribunal electoral.
Se trata de una inédita lucha por el poder dentro del partido fundado por Juan Bosch en 1973, el cual ha gobernado en los casi últimos 20 años, cuyo desenlace, dependiendo de quién resultare victorioso en las primarias votadas con el registro electoral de la JCE, podría solucionar o empeorar la pugna histórica entre ambos líderes.
Cuatro encuestadoras –Gallup, Greenberg, Engage (Stella León) y Evemenca, dieron ganador a Castillo, un empresario y político de 61 años, conforme a los términos de un arreglo de seis precandidatos el 23 de julio con la mediación de Medina.
La escogencia de Castillo comporta una arriesgada apuesta para el futuro inmediato de Medina, quien busca varios objetivos: impedir el retorno al solio presidencial de Fernández, su archirrival interno, quien llegó al colmo de liderar manifestaciones frente al Congreso Nacional para bloquear la reforma constitucional que legitimaria la repostulación del mandatario; Medina busca, además, preservar su obra de gobierno, consolidar su control sobre las estructuras y organismos del poderoso PLD y, finalmente, escudarse ante las amenazas de posibles persecuciones judiciales cuando abandone el cargo el 16 de agosto del 2020.
Medina aspira hacer de su discípulo Castillo un fenómeno electoral capaz de liquidar a Fernández. De lograrlo, se convertirá en el estratega más grande de la historia moderna dominicana.

Por: Melvin Matthews.