Opinión

El éxito de la perseverancia

Celso Marranzini.


Miercoles, 14 de Agosto de 2019

Celso Marranzini.

Las zonas francas han tenido un innegable éxito. Ejemplos para muchos países, el esfuerzo de muchos para generar empleos, que han sido el sustento de más de ciento setenta mil familias, de forma directa y cerca de cuatrocientas mil, indirectas.

Cincuenta años de esfuerzos en diferentes sectores de manufactura, servicios e innovación, que han permitido que el pasado lunes el Presidente Danilo Medina reconociera ese trabajo, que ha traído estabilidad, empleos y divisas.

El Presidente contó sobre una reunión con Fidel Castro, sería durante el primer gobierno peledeísta, cuando como país reconocimos al gobierno cubano y el líder cubano le preguntaba, al entonces Secretario de la Presidencia, sobre lo que el llamó centro de explotación, donde los capitalistas se hacían ricos, pagando bajos salarios.

Refirió en el evento de reconocimiento a las empresas de zonas francas, que más bien Castro lo que pretendía era explorar el éxito dominicano, para ver si de alguna manera copiaba el modelo para generar empleos con los que sostener una economía que en esos momentos se sostenía con el apoyo soviético.

Han sido muchos los críticos del sistema de zona franca, unos por pago otros que nunca han comprendido sus bondades en generación de empleos, pago de impuestos, alquileres de naves, seguridad social, alimentos y transportes para sus empleados, todo un efecto multiplicador que se ha generado en la economía.

Esto sin mencionar que los casi seis mil millones de dólares que aportan en exportaciones son uno de los soportes del equilibrio económico de la nación y de la estabilidad del tipo de cambio.

La nota cumbre del acto lo constituyó cuando al final el presidente Medina tomó la palabra para anunciar el decreto que otorgaba la condecoración con la Orden del Mérito de Duarte, Sánchez y Mella por sus servicios al país por más de cuatro décadas.

Luisa Fernández, no sólo recibió una ovación cuando fue sorpresivamente galardonada sino cuando al principio del acto se mencionó su nombre.

Los empresarios reconocemos en ella una funcionaria que da el cien por ciento y en palabras del propio Presidente, muchos funcionarios preguntan si ella está del lado del Estado o de los empresarios. El mandatario dijo que nuestra querida Luisa, era el verdadero ejemplo de lo que es una clara asociación pública-privada.

Luisa es el vivo ejemplo de la perseverancia en la función que le han encomendado en el tren administrativo y que se ha convertido en una promotora de las ventajas de invertir en nuestro país y ha sido una razón fundamental del éxito del modelo de zona franca, no sólo atrayendo nuevos inversionistas sino defendiendo el modelo, que, sin dudas, a pesar de los críticos, ha sido tremendamente exitoso.

Preguntémonos: ¿Que sería el país sin estos empleos? ¿Qué sería el país sin el entrenamiento de miles de jóvenes, especialmente mujeres, que sostienen sus hogares? ¿Qué sería el país sin los más de ocho mil millones mensuales de salarios que pagan impuestos de los más de setecientos mil empleados? ¿Cuál es el aporte a la seguridad social? ¿Las compras de zona franca en el mercado local? ¿Cuál sería el nivel de la tasa de cambio?

A Luisa Fernández y a ese maravilloso equipo que la acompaña, el país no tiene como agradecer el esfuerzo que por tantos años han realizado a favor de este sector, ganándose muchas veces la mala voluntad de algunos funcionarios que tendrán que pensar mejor luego del espaldarazo del Presidente Medina a una funcionaria de verdad.

El éxito de un funcionario no está en las cantidades de veces que sale en el periódico, la bulla que puede hacer con un exceso de escolta que no necesita, lo costoso que puede ser su vehículo, pagado con los fondos de los contribuyentes. El éxito está en desarrollar la cartera puesta bajo su responsabilidad, recordar que es un servidor público, atraer inversiones de ser el caso, pero en todo momento, ser un gran aliado del sector privado que genera los empleos, las divisas y los impuestos. El ejemplo de ese funcionario es Luisa Fernández.