República Digital - Indotel Anuncio

04 de diciembre del 2020

Opinión

“El Señor es mi Pastor, nada me falta”

Cardenal Nicolás De Jesús López Rodríguez. Santo Domingo, RD. Solemnidad de Cristo Rey 22 de noviembre de 2020 – Ciclo A a) Del libro del profeta Ezequiel 34, 11-12.15-17. Este texto es una cla­ra condena a las autoridades de la época por no cum­plir con su deber con relación al rebaño, al pue­blo de Israel, […]




Cardenal Nicolás De Jesús López Rodríguez.
Santo Domingo, RD.
Solemnidad de Cristo Rey 22 de noviembre de 2020 – Ciclo A a) Del libro del profeta Ezequiel 34, 11-12.15-17. Este texto es una cla­ra condena a las autoridades de la época por no cum­plir con su deber con relación al rebaño, al pue­blo de Israel, que encontraron normal gozar el poder y la ri­queza sin considerarse primero como los servidores del pueblo de Dios. El Señor, pues, será el buen pastor que cuidará su rebaño con esmero y manifiesta cuá­les son los deberes del pastor: reunir a las ovejas, protegerlas, dar alimento a todos y reprimir a los prepotentes. Se acabaron entonces los días de nubes y ti­nieblas en que el Señor parecía lejano e Israel carecía de espe­ranza. Él reunirá a su pueblo de entre las naciones. El Reino que ha preparado Dios para esa mu­chedumbre desalentada supe­rará todo lo que ellos podían es­perar. No tendrán solamente la prosperidad material, sino que vivirán en paz y descansarán junto al Señor. b) De la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 15, 20-26. 28. San Pablo habla a la comuni­dad de Corinto en lenguaje apocalíptico y se refiere a Cris­to como Señor del Universo y también a la resurrección de los muertos. Pues, a esta comuni­dad le resultaba difícil aceptar la doctrina de la resurrección de la persona entera, en cuer­po y alma, debido a la influen­cia filosófica griega. Para ellos las almas humanas se conside­raban merecedoras de libera­ción; desechaban la prisión del cuerpo para volver a su esta­do espiritual anterior. Frente a esas ideas, Pablo presenta la en­señanza cristiana que nos dice que Cristo con su muerte y Re­surrección de entre los muer­tos, venció el pecado de Adán y abrió el camino de la vida eter­na. c) Del Evangelio de San Mateo 25, 31-46. San Mateo relata la revelación apocalíptica de la Segunda Ve­nida de Cristo en el Juicio Final. Aparecerá el Hijo del Hombre, viniendo en poder sentado en el trono de su gloria, como rey que es, reunirá ante sí a todas las naciones de la tierra para iniciar el juicio. Jesús describe la conducta contrapuesta que motivará la sentencia final de ambas partes separadas por el pastor-juez a su derecha y a su izquierda, fa­vorable o desfavorable. Ambos grupos coinciden en la pregun­ta de sorpresa e ignorancia, y la misma respuesta del Juez di­vino es la gran revelación que motiva la sentencia desigual. Los malos irán al castigo eterno y los justos a la vida eterna. El juicio final no se hará se­gún medidas, ni criterios estre­chos de tipo jurídico o moral. Tendrá en cuenta más bien la intención fundamental de to­da la vida del hombre. Al hacer gravitar el juicio sobre el amor al hermano necesitado, se pro­duce una concentración en la realidad cristiana fundamen­tal que lo envuelve todo: “Amar es cumplir la ley entera” (Rom. 13, 8-10). El Reino de Dios, aun sien­do escatológico, está presen­te en nuestro mundo desde la venida de Jesús, si bien no se ha manifestado en toda su plenitud. Igualmente, el juicio escatológico está realizándose en el presente de nuestra vi­da. El dictamen final será ha­cer pública la sentencia que vamos mereciendo día a día con nuestras obras de amor o desamor. Los hombres serán juzgados según la aceptación o el rechazo de Cristo a quien no vemos en carne y hue­so, pero que se identifica con cuantos sufren en la tierra. La liturgia de la fiesta de Cristo Rey nos interpela de cara a nuestro compromiso con los hermanos más necesitados. El culto eucarístico debe reflejar el culto de nuestra vida y vicever­sa, porque se necesitan mutua­mente. El culto completo del discípulo de Jesucristo se ex­presa en la solidaridad con to­dos los pequeños, sufrientes y marginados. Esta es la religión que acepta el Señor como dice el Apóstol Santiago. Fuente: Luis Alonso Schökel: La Biblia de Nuestro Pueblo. B. Caballero: En las Fuentes de la Palabra.

Noticias destacadas