Opinión

Jabones al sancocho…

Por José Báez Guerrero.


Martes, 25 de Febrero de 2020

Por José Báez Guerrero.

El innegable repunte de Luis Abinader tras los acontecimientos provocados por el sabotaje de las elecciones municipales podría ser un fenómeno puntual o una tendencia, dependiendo de cómo este maneje las tremendas presiones de demasiados nuevos amigos con hacha propia que afilar.

Por ejemplo, al vocero más estridente de la FNP le incordió sobremanera que la candidata a senadora por el PRM, Faride Raful, hablara durante el acto proselitista del domingo, que se dijo inicialmente era cívico y terminó en puro partidismo. Claro, él mismo es candidato a senador por su clan.

Similarmente Johnny Ventura, candidato a síndico por la Fuerza del Pueblo, criticó que Carolina Mejía, candidata a ese mismo puesto por el PRM, no asistiera al evento en cuestión.

¿No debía alegrarse de que ella le diera cancha abierta? Otro caso: Ramón Alburquerque, el emblemático dirigente perremeísta notorio por su grito de guerra “¡entren todos coño!”, se molestó al punto de tuitear contra Guillermo Moreno, porque cuestionó la integridad moral de ciertos aliados de Abinader. Si eso es ahora…