Opinión

Leonel, preferencia floreciente ante la amenaza y el reto opositor

Ignacio Nova.


Jueves, 12 de Septiembre de 2019

Ignacio Nova.

Los niveles de simpatía y preferencia electoral a favor del pre candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Dr. Leonel Fernández Reyna, son, a diferencia de otros, publicables y verificables.

Incluso en el intento de tergiversar esta realidad, los promotores y voceros de la candidatura antagonista dejan colar el obligado reconocimiento que deriva de los “datos devastadores” obtenidos por la candidatura prohijada desde Palacio, como lo expresó el Lic. Temístocles Montás.

Los productos bien posicionados óincluyendo electoralesó no se publicitan tan amplia, invasiva y persistentemente.

Sí ante el posicionamiento creciente que en intención de votos continúa logrando el exmandatario para las primarias del PLD y las nacionales del 2020.

Ampliamente ponderado en sus virtudes de estadista, es decir, como promotor de iniciativas y soluciones a favor del Estado democrático de derecho y de bienestar, al doctor Fernández le precede una hoja sin igual de servicios al partido que preside y al país.

Cualidades de compromiso y liderazgo más valiosas cuando en el horizonte afloran nubarrones de recesión económica, como están avisando los organismos internacionales.

Ante los actuales presagios, una mayoría de empresarios, ciudadanos y la militancia del PLD que ronda ya el 70%, reconocen en Leonel la única figura política nacional que, además de sus virtudes intelectuales, ostenta probadas capacidades y destrezas para reentroncar el país en los engranajes de la economía y poderes internacionales, para imprimir el urgente y renovado impulso al desarrollo nacional, haciendo realidad la esperanza de la gente por más oportunidades y una vida y futuro mejores.

Contar con un activo político y pre candidato con tal nivel de simpatías y capacidades probadas para conducir exitosamente los destinos nacionales en medio de las actuales amenazas es una carta triunfal para cualquier organización. Contado con ella, el PLD la debe ondear.

Un precandidato de la convención abierta ganador con el 80% del sufragio envía un mensaje heroico e inequívoco de unidad interna y fluye con corrientes portentosas hacia el cauce electoral del 2020.

Hasta por instinto, la gente sabe de proporcionalidad. Y distingue muy bien entre el 100% de 5 y el 80% de mil.

Aprendió la diferencia entre votar por una listita cerrada y hacerlo a todo lo largo y lo ancho del país.

Políticamente, el PLD y los simpatizantes de la candidatura del expresidente Leonel Fernández están retados al vigor, al compromiso y al entusiasmo: coronar el triunfo con el 80% o más.

Algo posible por el reconocimiento en aumento. El PLD, como organización política, y los sectores nucleados en torno al exmandatario, están en la obligación de responder el reto de la oposición: ganar las primarias con más del 80%.

Hasta ahora nada indica que tal reto haya sido asumido en sus implicaciones para el futuro-inmediato.

Y aunque Leonel Fernández está, hasta hoy, cómodamente posicionado y su primacía es inequívoca, sombras se pueden erigir óy bregan por estructurarseó para contener y desarticular esta riada de simpatía electoral que a nivel nacional se registra a su favor.