Opinión

No basta creer en Dios hay que creerle


El pasado 7 de agosto se celebró en Casa San Pablo la Ultreya mensual con el tema Atrévete a creerle a Dios. inició como de costumbre con la Santa Eucaristía y luego con los avisos dados Por la vocal de Ultreya Maria Isabel Isabel lebrón quién recordó a los presentes qué el movimiento de cursillos de cristiandad cuenta con la escuela de formación abierta a todos los interesados cada lunes de 7 de la noche a 9 de la noche y en el ensanche ozama en la parroquia San José obrero los jueves de 7 de la noche a 9 de la noche.Asimismo recordó que el MCC tiene su programa radial cada viernes a las 7:00 pm en Vida fm titulado caminando de colores.
La ponencia y  tema central de la Ultreya estuvo a cargo de René García, psicólogo clínico, conductor y productor del programa televisivo Vivencias de fe quien explico a los creyentes que no sólo es creer en Dios sino que hay que creerle a Dios. Luego de la oración inicial, señaló que lo que hace feliz al hombre es amar a Dios con todas sus fuerzas y expresó qué triste es ver a tantos que se gastan por tonterías caducas. Hizo referencia a un relato historico de una de un servidor qué le fue siempre fiel a su reina, por cierto muy bella, pero que un día enfermo y murió. Este servidor al verle en el estado putrefacto el que se encontraba decidió jamás servirle al hombre sino al Dios vivo. Asimismo nuestro charlista nos invitó a hacer lo mismo y nos recomendó decidir servirle al rey de reyes y que nuestra alegría no sea por tener una visa en en una casa o cuantiosas posiones etcétera , sino por tener nuestro nombre inscrito en el libro de la vida.
Creer en Cristo no es sólo recibirle en nosotros, sino estar unido a Él, Aquel en quien hemos creído. Creer en Él es entrar en Él.
El apóstol Pablo escribió: «Sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan» (Hebreos 11:6).
Este pasaje describe una fe que trae dos requisitos. No solo hay que creer en la existencia de Dios, sino que también es preciso entender que Él recompensa a quienes lo busquen con diligencia. Un examen de estos dos elementos nos ayuda a ver la diferencia entre creer y tener fe.
Las dificultades habituales, por muy adversas que parezcan, nunca son la última palabra. Dios es fiel y cumple siempre sus promesas. Abraham actúa de acuerdo con esta lógica. El valor ejemplar de la fe de Abraham se compendia en tres rasgos fundamentales: la obediencia, la confianza y la fidelidad.
Abraham manifiesta su propia fe principalmente obedeciendo a Dios. La obediencia presupone la escucha, pues es necesario, en primer lugar, “prestar oído”, es decir, conocer la voluntad de otro para darle respuesta y cumplirla.
Recordó a los presentes que no siempre fue asi ya que cuando Dios le dijo que seria padre, tanto el y su esposa Sara quisieron ayudarle usando a la esclava para procrear. Aunque nacio Ismael, el no seria el hijo de la promesa, hasta que se cumplio su promesa.
Asi nosotros no debemos de manipular a Dios pretendiendo en nuestra soberbia creer que sabemos mas que El. Basta que seamos humildes y obedientes. Su gloria no tardara.