Opinión

Nuestro escudo y la Biblia

Mons.


Jueves, 12 de Septiembre de 2019

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio.

Es inmensamente impactante, llama la atención, que los dominicanos tengamos abierta la Biblia en el centro de nuestro escudo, en el capítulo VIII, versículo 32 del evangelio de San Juan.

El día que en nuestro escudo no aparezca la Biblia, será una ofensa leerla en territorio dominicano, pero mientras así la tengamos y un padre o padres de la patria que la leían, incluido Luperón -que tenía su propia Biblia y debe de estar en algún museo-, estos hombres fueron los que encontraron la inspiración de transmitirnos el amor a la libertad y la fe no solo en la Biblia, sino en las posibilidades del pueblo. Cerrar la biblia, no dejarla entrar en algún lugar, para nosotros es lo mismo que cerrar el escudo. No nos cansaremos de decirlo: ¿Qué daño u ofensa puede hacer la lectura de la biblia, si en ella encontramos un manual perfecto de ética y moral, válida incluso para los no cristianos?

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.