Opinión

Otra vez campaña sucia contra Leonel

Idéntico al caso Quirino, recordado cuando el famoso narcotraficante, Quirino Castillo regresó al país luego de concluir condena en Estados Unidos, ahora vuelve la campaña difamatoria contra el seguro próximo presidente Leonel Fernández, ahora con la especie del comunicador de sospechoso sexo peruano, Jaime Bayly, radicado en Miami, denunciando que el ex presidente recibió dinero de opositores venezolanos en su anterior campaña.


Lunes, 10 de Junio de 2019

Idéntico al caso Quirino, recordado cuando el famoso narcotraficante, Quirino Castillo regresó al país luego de concluir condena en Estados Unidos, ahora vuelve la campaña difamatoria contra el seguro próximo presidente Leonel Fernández, ahora con la especie del comunicador de sospechoso sexo peruano, Jaime Bayly, radicado en Miami, denunciando que el ex presidente recibió dinero de opositores venezolanos en su anterior campaña.
La difamación al próximo presidente de la República conforme a sondeos reiterados que le asignan una subida puntuación y la convicción del suscrito, se inscriben en el paroxismo oficial convencido de que el triunfo de Leonel es inevitable, y en esa óptica, la lógica para conservar la disciplina y el poder del PLD más allá de 2020, consiste en reconocer la inexorable realidad de un Leonel 2020.

El ex gobernante ripostó el fardo de la calumnia reiterando que esa agua de albañal no detendrá su ruta hacia recapturar el poder ni su reiterada defensa al respeto de la Constitución.

Resulta subidamente sospechoso que el conocido presentador de televisión peruano suelte especies sin sustento contra el ex presidente Fernández ahora, no antes, precisamente en el vórtice de una coyuntura decisiva de frente al certamen electoral 2020, ante el soterrado pero palpitante intento del presidente Danilo Medina de modificar nueva vez la Carta Magna para posibilitar su opción presidencial. Modificación constitucional que él mismo en 2015 modificó para impedir la repostulación abriendo la novedosa opción del “nunca jamás” que ahora tuerce su ponencia luminosa que el prurito de continuar en el poder oxida. Aunque el suscrito, por convicción, no favorece candidatura presidencial del PLD, comunicador que se respeta en 61 años de ejercicio, no me impide entender que la candidatura presidencial de Fernández es la opción más lógica y que impediría la quiebra de la disciplina del PLD, conservando la unidad, engranaje nodal de su permanencia en el poder.

Por: Ubi Rivas.