Opinión

Santo Domingo necesita ser más verde, respirable

Ella es una de las más hermosas de la ciudad.


Jueves, 07 de Noviembre de 2019

Ella es una de las más hermosas de la ciudad. Sus inmensos árboles, que le dan cobijo especial, invitan a recorrer cada palmo y a perder la mirada en las torres y las escasas casas que aún se mantienen ahí, vigilantes, esperando a ver qué pasará con ellas.
La avenida Anacaona ha cambiado. Hoy es moderna y se viste de un lujo que era impensable hace treinta años. ¡Qué diferente era vivir allí entonces, cuando los edificios eran bajos y estaba muy lejos del centro de la ciudad: solo los vecinos, que eran pocos, pasaban por ahí!
La densidad de la zona ha aumentado muchísimo. Bella Vista, la Urbanización Real, Los Cacicazgos y Mirador Norte, sus barrios colindantes, están llenos de altos edificios que multiplicaron las familias y el tránsito.
Por ello, el prestigioso arquitecto Eugenio Pérez Montás propuso la inusitada idea de robarle diez metros al parque Mirador Sur para dárselos a la avenida. La propuesta, que encontró el rechazo de la población, originalmente fue respaldada por el arquitecto Eduardo Selman, quien luego afirmó lo contrario a lo que planteó. Lo mismo sucedió con Montás.
El exponer el asunto, sin embargo, fue genial porque puso en el tapete un tema que pocas veces se trata: la necesidad de preservar y aumentar los espacios verdes en Santo Domingo, una ciudad donde el cemento es el gran protagonista.
El alcalde David Collado dijo que en el Distrito Nacional hay un 6% de espacios verdes por habitante cuando debería ser el 20%, lo que indica que debe replantearse el uso del suelo. Además, hay que buscar fórmulas para reducir el uso de los carros y no promoverlo. Toca hacer de la ciudad un lugar más amigable, más respirable.

Por: Marien Aristy Capitán.