Opinión

Tranquilizadora

César Duvernay.


Martes, 04 de Diciembre de 2018

César Duvernay.

La creación de una comisión interinstitucional para el análisis y ponderación de todo lo referente al “Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular” propuesto por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y pendiente de firma junto a otro documento la semana entrante en Marruecos, aporta tranquilidad a la nación en un asunto delicado. La misma, conformada por el  Ministerio de la Presidencia, el de Interior y Policía, la Consultoría Jurídica del Poder Ejecutivo y la Dirección de Información, Análisis y Programación Estratégica, hará las recomendaciones al presidente Danilo Medina, responsable según mandato constitucional de diseñar la política exterior del país y cuya ejecución es competencia del ministerio de Relaciones Exteriores.

Diversos sectores de la vida nacional han externado su preocupación ante los compromisos que supone la también llamada “Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes”, en la que se expresa la voluntad política del liderazgo mundial para salvar vidas, proteger derechos y compartir esa responsabilidad a nivel de globo terráqueo… y otras cosas.

Sin embargo, cabe destacar que independientemente a los rumores esparcidos en los últimos días, República Dominicana aún no ha fijado una postura en cuanto a la aceptación o no del citado documento y para lo cual la comisión presentará a la brevedad un informe técnico donde sin dudas las motivaciones habrán de ser tan importantes como las mismas conclusiones. Para nadie es un secreto que nuestro país vive un momento estelar en materia de relaciones internacionales; que la combinación del presidente Medina y el canciller Miguel Vargas Maldonado ha sido muy exitosa sabiendo aprovechar los escenarios bilaterales y multilaterales a punto que por primera vez en la historia ocupamos un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU lo que indiscutiblemente ya nos impone un asterisco para ciertos manejos.

Pero tampoco se puede obviar que el migratorio es un tema de seguridad nacional, donde cada país tiene realidades particulares y donde las decisiones deben estar apareadas, primero al interés nacional y luego en consonancia con la Constitución, las leyes y la conveniencia. Adelantar juicios no es de inteligentes, por cuanto esperemos lo que dirá la comisión y lo que decidirá el señor Presidente, que esperamos sea lo mejor para la nación.