República Digital - Indotel Anuncio

10 de abril del 2021

Política

Oposición política

Un partido es oposición porque no está en el poder, porque está en contra del gobierno de turno, no importa como se llame, ni que ideología profese. La oposición es sinónimo de contradicción, antagonismo, obstrucción, hostilidad, aversión, incluso enemistad. Juega un rol importante dentro de un sistema democrático donde los ciudadanos tienen derechos y deberes, […]




Un partido es oposición porque no está en el poder, porque está en contra del gobierno de turno, no importa como se llame, ni que ideología profese.

La oposición es sinónimo de contradicción, antagonismo, obstrucción, hostilidad, aversión, incluso enemistad. Juega un rol importante dentro de un sistema democrático donde los ciudadanos tienen derechos y deberes, de elegir y ser elegibles, de expresar sus opiniones, de transitar libremente y de organizarse en sindicatos, asociaciones campesinas, empresariales, religiosas, partidos políticos, etc.

En los países donde existe el sistema la democracia participativa, con elecciones cada 4, 5 o 6 años, según la Constitución de cada uno, la gente tiene derecho al voto soberanamente, a discernir, a expresarse y organizarse políticamente.

El sistema democrático de la República Dominicana ha avanzado mucho desde la muerte de Trujillo, el golpe de Estado contra Juan Bosch y la revuelta del 65. Desde 1966 cuando el doctor Joaquín Balaguer asume el poder impulsado por Estados Unidos que invadió el país y lo sometió al “orden” a base de cañones y fusiles que le costaron miles de muertos al pueblo dominicano, es mucho lo que se ha logrado, a pesar de los recurrentes fraudes electorales, los intentos por desconocer la voluntad popular, la represión, la corrupción y la burla de los políticos.

El precio ha sido alto. Lo ha pagado el pueblo con sus muertos, su pobreza y su miseria, mientras grupos oligárquicos, oligopólicos, dueños del capital nacional y extranjero han aumentado sus fortunas. El pueblo sigue pobre, como siempre, mientras los ricos siguen ricos, como siempre.

Nada ha cambiado en ese sentido.
Menos de 30 familias controlan las riquezas nacionales. Los líderes políticos, religiosos, empresariales y militares, han servido para que esos grupos se afiancen y se fortalezcan.

No obstante, nos encontramos en un momento de cambios profundos en el mundo y en la sociedad dominicana, en particular. Este país no es el mismo de hace 20 años en materia de desarrollo, a contrapelo de muchos dirigentes políticos, religiosos, mitares, policiales y empresariales.

El Partido Revolucionario Moderno, cinco años después de su creación logra ganar unas elecciones “raras” en medio de una crisis sanitaria y económica sin precedentes.

Una nueva generación de políticos encabezada por Luis Abinader, de apenas 53 años, llega al Palacio Nacional con una visión totalmente distinta a la de sus antecesores, prometiendo cambios en el manejo de la economía, lucha contra la corrupción, el crimen organizado, el narcotráfico, un ministerio público “independiente”, y un desempeño ético en la función pública.

Por: Juan Taveras Hernández

Noticias destacadas