República Digital - Indotel Anuncio

15 de abril del 2021

Opinión

Pandemia descontrolada

Centralizar la información “oficial” sobre el covid-19, sus nuevos contagios, su tasa de positividad o la cantidad de fallecimientos, entre otras variables, no significa que el Gobierno tiene “bajo control” la pandemia que golpea sin misericordia a la humanidad, como declaró en la ya famosa entrevista el presidente Luis Abinader; y esperemos, por nuestro propio […]




Centralizar la información “oficial” sobre el covid-19, sus nuevos contagios, su tasa de positividad o la cantidad de fallecimientos, entre otras variables, no significa que el Gobierno tiene “bajo control” la pandemia que golpea sin misericordia a la humanidad, como declaró en la ya famosa entrevista el presidente Luis Abinader; y esperemos, por nuestro propio bien, que en el Palacio Nacional no incurran en el error de creerlo porque entonces sí es verdad que nos llevó quien nos trajo. Por eso ha provocado, además de sorpresa, inmediato rechazo la decisión del Gabinete de Salud de centralizar todas las informaciones relativas a la evolución del nuevo coronavirus en el país, lo que simple y sencillamente significa ponerle una mordaza a todo aquel que tenga alguna información sobre la pandemia que, aunque no provenga de una fuente oficial, puede ser importante y valiosa porque se corresponde con la realidad, una realidad que nos afecta a todos, a nuestra salud y a nuestras vidas. Parece evidente que la decisión, con la que ayer se mostró en desacuerdo el presidente del Colegio Médico Dominicano, Waldo Ariel Suero, es consecuencia de los cuestionamientos a la forma en que las autoridades están manejando los datos sobre el covid-19. Pero se ha escogido la solución más inadecuada, pues un Gobierno que en medio de una pandemia quiere controlar la información, es decir la verdad sobre lo que ocurre o lo que no ocurre, se coloca automáticamente bajo sospecha. Y es que cuando la autoridad se quiere utilizar de esa manera bajo cualquier excusa o pretexto, como nos han enseñado, con dolorosa elocuencia, las dictaduras, su propósito es desinformar, manipular y mentir, si fuere necesario, para mantener la apariencia de que todo está “bajo control”. Y eso es lo peor que puede ocurrirnos en estos momentos, más que nada porque todos sabemos, empezando por las propias autoridades, que eso es mentira. Por: Claudio Acosta.

Noticias destacadas