07 de diciembre del 2021

Salud

Panegírico al doctor César De León Canó

La sociedad no sabe lo que ha perdido con la partida inesperada y a destiempo del Dr. César De León Canó; no voy a entrar en detalles curriculares porque me voy a circunscribir a la realidad de la función medico social que ejerció y que al someterlo al justo equilibrio de la balanza el fiel […]




La sociedad no sabe lo que ha perdido con la partida inesperada y a destiempo del Dr. César De León Canó; no voy a entrar en detalles curriculares porque me voy a circunscribir a la realidad de la función medico social que ejerció y que al someterlo al justo equilibrio de la balanza el fiel se inclinará a reconocer que el Dr. De León Canó antepuso el juramento hipocrático ante todo interés pecuniario movido por su alto sentido humanitario.

Asombroso resulta que una persona como el Dr. De León Canó, conocedor de los buenos hábitos, de ingesta sana, propio de un experimentado endocrinólogo, en su organismo germinaran enfermedades, que se ensañaran con una virulencia implacable destruyendo la vida de un ser útil y necesario.

César , no tuviste la suerte de la longevidad de tu abuelo, pero el el tiempo que te tocó de estadía terrenal dejaste un legado digno de imitarse, pero difícil de emular, porque en ese legado se compendian tu condición de padre consagrado y ejemplar y la evidencia habla por si sola.

Como esposo un dedicado y entregado a la fidelidad de su hogar donde deja un vacío irreparable . En cuanto a lo social tu ausencia será notoria en muchos clubes como también será uno de los ausentes en los campos de golf.

Al darte el último adiós recíbelo como una despedida pero jamás un olvido porque Tu estarás presente en nuestras oraciones que como primera plegaria invocaremos al Todopoderoso que sea indulgente para que te conceda el perdón de tus pecados y que en su magnificencia destine un lugar de remanso y paz en su mansión divina para tu eterno descanso. Amén.

Alejandro Flores

Noticias destacadas