República Digital - Indotel Anuncio

11 de abril del 2021

Opinión

Parturientas haitianas

Quiere decir entonces que no es para tanto, ni se justifica el tono de alarma con que el Ministro de Salud Pública se quejó de que los traficantes de parturientas haitianas son los responsables de que estas ocupen el 60% de las camas disponibles en los hospitales de la República Dominicana, poniendo como ejemplo el […]




Quiere decir entonces que no es para tanto, ni se justifica el tono de alarma con que el Ministro de Salud Pública se quejó de que los traficantes de parturientas haitianas son los responsables de que estas ocupen el 60% de las camas disponibles en los hospitales de la República Dominicana, poniendo como ejemplo el caso del hospital Estrella Ureña, de Santiago, donde hay 14 extranjeras de un total de 18 mujeres ingresadas. Según las explicaciones ofrecidas a El Nacional por el Director del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (Cesfront), eso ocurre porque existe una gran cantidad de haitianos y haitianas que poseen el carnet del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, por lo que pueden entrar y salir por la frontera a su entera voluntad y venir al país a buscar asistencia médica. El oficial señaló que también acuden a esos centros las parejas de obreros haitianos que trabajan agricultura en tierras dominicanas, aunque no descartó que haitianas embarazadas crucen la frontera y vengan al país a parir. Y todo indica que esa situación, que se viene denunciando desde hace años, no cambiará, pues se trata de un negocio muy lucrativo con el que ganan dinero de este y de aquel lado de la frontera, y en el que solo pierde el Estado dominicano y nuestro precario sistema de salud. Hay que lamentar, sin embargo, que el doctor Plutarco Arias haya perdido su tiempo preocupándose por una realidad que, por lo que se ve, no tiene solución ni arreglo, mucho menos después de escuchar las explicaciones ofrecidas por el Director del Cesfront minimizando un problema que pudo resolverse hace tiempo y con el que nos hemos acostumbrado a convivir, sea por inercia, apatía o resignación. Pero como ese 60% de ocupación, por el camino que va, no parará de aumentar, no duden ustedes de que llegará el día en el que no van a caber en nuestros hospitales ni las haitianas ni las dominicanas. Entonces el problema será otro, y otra también la forma de resolverlo. Por:Claudio Acosta.

Noticias destacadas