República Digital - Indotel Anuncio

11 de abril del 2021

Opinión

Pela de lengua legislativa

Como se trató de una pela de lengua anunciada con 24 horas de antelación la cobertura mediática estuvo asegurada, mas aun si quien la daría es un senador con fama de boca dura al que con demasiada frecuencia se le zafa el seguro, razón por la cual ya lo sentaron en el banquillo de los […]




Como se trató de una pela de lengua anunciada con 24 horas de antelación la cobertura mediática estuvo asegurada, mas aun si quien la daría es un senador con fama de boca dura al que con demasiada frecuencia se le zafa el seguro, razón por la cual ya lo sentaron en el banquillo de los acusadoss y fue condenado por difamar a un expresidente de la República. Hay que reconocer que tanto las expectativas de los medios de comunicación que quisieron estar en primera fila cuando el senador por Peravia, Wilton Guerrero, le respondiera al capellán policial que lo mandó a callar debido a sus críticas al Director de la Policía Nacional como el morbo del país político quedaron plenamente satisfechos. El senador banilejo, quien concentró sus ataques en el mayor general Ney Aldrín Bautista Almonte en lugar del capellán Alejandro Cabrera, honró con creces su bien ganada fama, pues lo menos que le dijo fue que le ha hecho más daño al país que los feminicidios, el desempleo, el sida y la mortalidad materna e infantil. Todo esto porque, a su juicio, en el país no existen garantías de seguridad para nadie, debido a que las calles están bajo el control del crimen organizado y la delincuencia común. ¿Cambiaría esa realidad si cambiamos al Director de la Policía, una institución que, desgraciadamente, es parte del problema que está llamada a enfrentar, una situación que conocemos y padecemos desde mucho antes de que su actual incumbente cogiera la batuta? Creo que el deslenguado legislador incurre en el mismo error que el presidente Danilo Medina al atribuir a una sola causa un fenómeno multifactorial y complejo como la delincuencia que nos tiene al coger el monte, pues si fuera así de sencillo con salir a recoger a los deportados y mandar para su casa al mayor general Bautista Almonte quedaría resuelto el problema y todos viviríamos tranquilos y en paz, contentos y felices de haber nacido en este fallido paraíso tropical. Por: Claudio Acosta.

Noticias destacadas