República Digital - Indotel Anuncio

18 de mayo del 2021

Opinión

Percepción electoral a favor del PLD

Ignacio Nova. La más reciente entrega de resultados de la encuesta realizada por la firma Gallup para el periódico HOY, publicada el pasado lunes 1ro de octubre, indagando en la opinión y decisión nacionales sobre distintos aspectos del acontecer y la realidad dominicana, incluida la temprana y extemporánea intención de voto de la ciudadanía en […]




Ignacio Nova.

La más reciente entrega de resultados de la encuesta realizada por la firma Gallup para el periódico HOY, publicada el pasado lunes 1ro de octubre, indagando en la opinión y decisión nacionales sobre distintos aspectos del acontecer y la realidad dominicana, incluida la temprana y extemporánea intención de voto de la ciudadanía en edad para ejercer el sufragio, inaugura una inteligente manera de presentar los datos sobre las simpatías y opiniones políticas de la ciudadanía, colectados bajo la mira y en función de un paradigma mayor: vinculado a la necesidad del sector privado nacional de favorecer el multipartidismo, esto es fortalecer el sistema democrático.

Su titulación, “Empate técnico sobre próximo Presidente de la República” es el empaquetado discursivo de esta visión y su construcción operativa en herramienta de la estrategia comunicacional anclada al referido paradigma.

La pregunta que contestaron los encuestados para propiciar ese titular no fue, naturalmente, “¿Por quién usted votaría si las elecciones fueran hoy?”. Por tanto, se trata de una pregunta cualitativa, sobre la percepción al respecto, que no debe confundirse con la intención de voto ya que esto es otra cosa, y bastante diferente.

A la pregunta “¿Quién cree usted que será el próximo o la próxima Presidente de la República Dominicana?”, un 33.9% de la ciudadanía “No sabe o No responde”, lo que de plano elimina toda posibilidad de que las respuestas obtenidas puedan acreditar al abocetamiento de un panorama cualitativo definido por la cantidad, ya que si algo propiciaría un resultado como ese en una perspectiva racional de análisis del terreno político es la falta de certeza. El rumbo que decida o la conducta que adopte un 33.9% de las partes integrantes de cualquier proceso hace una gran diferencia.

Aún así, a los que desean tener ojos para ver y capacidad para contar, le será fácil advertir que tal titular no se corresponde con lo que los números presentan. Entonces, ¿a qué refiere, si a algo han de referir los titulares? ¿Qué indican? ¿Hacia qué lugar apuntan?

No puede ser a lo que de forma abrumadora presenta la encuesta: que del 16 al 21 de septiembre, 2018, la manera de la gente responder hace concluir que mayoritariamente se piensa que el PLD seguirá en el gobierno y que lo hará con una gran mayoría.

Como la palabra abrumadora impacta pero no es precisa, apelo a lo cuantitativo: la sumatoria de opiniones y percepciones que consideran como posibles próximos presidentes de la República para el período 2020-2024 a tres dirigentes y potenciales candidatos del PLD, arroja, nada más y nada menos, que un 43.9%. En tanto, la misma sumatoria de lo respondido a favor de los cuatro dirigentes y potenciales candidatos del mayor partido opositor resulta en 17.2%.

A la pregunta que si mide la preferencia moral y convicción ética sobre la oferta político-electoral presentada a los encuestados, “¿Quién considera usted que debe ser el candidato presidencial para las elecciones de mayo del 2020, por el Partido de la Liberación Dominicana?”, los encuestados en general No saben o No responden en 40.3%, lo que es otro hallazgo y puede considerarse indicador del conocimiento público de que la escogencia de las candidaturas de esa organización no cae dentro de los derechos del público porque es exclusiva de la militancia interna.

Eso podría explicar el cambio de resultados obtenidos al formular, en la perspectiva del deber, la pregunta a los simpatizantes de esa organización. Aquí la cosa cambia, especialmente porque el peso estructural de quienes “No saben o No responden” reduce en 14.3% puntos porcentuales, ubicándose en 26% respecto a aquel 40.3% de no saber o no responder de la ciudadanía. Las opiniones en torno a que el expresidente Leonel Fernández o el actual ejecutivo Danilo Medina debe ser el candidato presidencial por esa entidad fue 33.7% y 21.6%, respectivamente. Un resultado cruzado pero no de empate, donde la vida muestra el imperio de la dualidad.

Quizás sea resultado del tiempo político, el mismo por el cual se llega al hallazgo: cómo “el deber ser” se opone a lo factual. Especialmente porque el mismo sub universo respondió diametralmente diferente a dos preguntas que apuntaban a lo mismo desde diferentes ámbitos, el moral e íntimo convencimiento, y el factual o políticamente operante en la actualidad. Así, contrario a la pregunta previa, al ser cuestionados sobre “¿Por cuál candidato votaría en una elección interna?” los identificados con el PLD dijeron que por Leonel Fernández en 22.7% y por Danilo Medina en 29.6%.

Es que el encuestado sabe que está en un terreno vendido como incierto. Que el estadio de juego definitivo en su organización quedará definido en marzo del 2019 cuando el actual Presidente de la República comunique ócomo ha prometidoó su decisión de optar o no por la nominación presidencial por su partido para el período 2020-2024. El encuestado sabe que eso le está vedado constitucionalmente al Presidente; que hay acuerdos al más alto nivel y a lo interno del PLD al respecto, de lo cual resultó la Constitución del año 2015. Sabe, finalmente, que es PLDísta y, como tal, debe esperar y espera disciplinadamente la decisión de los líderes, evaluando sus conductas.

El hallazgo es que sin Medina como competencia, el 57.6% de los PLDístas dice que votaría a Leonel Fernández en las primarias internas. La encuesta ratificó la polarización revelada en la Gallup-HOY anterior: las opciones del “relevo generacional” interno se reiteran estancadas en lo mínimo.

Como se puede notar, la encuesta Gallup-HOY hecha pública el pasado 1ro de octubre del año 2018 revela que en torno a la candidatura presidencial para el cuatrienio 2020-2024, el partido de gobierno está enfrentado al dilema del político weberiano: ética de la convicción vs. ética de la responsabilidad. Al respecto se recuerda que al interregno de la ética de la convicción caen también los actos derivados de la percepción sobre sí; de los juegos de oportunidades, y de procurar y preservar los intereses exclusivos. Y, como es sabido, todo político ha de enfrentarse a las consecuencias de sus actos, quiéralo o no, concíbalos como los conciba, bajo la ética de la responsabilidad y de la Historia. Incluso como respuesta a esa disciplina.

Noticias destacadas