República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Opinión

Periodismo de hoy

Más de una vez escuché a mi compadre Guaroa Liranzo expresar que “los jovencitos de mi edad…” suelen acumular experiencias envidiables, de las que podrían enriquecerse con facilidad las generaciones del presente, y la apreciación es aplicable a todas las actividades humanas. El periodismo, como oficio de ejercicio liberal, no escapa a estar incluido en […]




Más de una vez escuché a mi compadre Guaroa Liranzo expresar que “los jovencitos de mi edad…” suelen acumular experiencias envidiables, de las que podrían enriquecerse con facilidad las generaciones del presente, y la apreciación es aplicable a todas las actividades humanas. El periodismo, como oficio de ejercicio liberal, no escapa a estar incluido en ese marco, aunque a veces muchos de los que se inician en el afán consideran que “los jovencitos de mi edad…” somos anticuados, nos hemos quedado atrás y se nos ve como ejercitantes primitivos de lo que, como es mi caso, tanto nos gusta y apasiona. Mis reflexiones vienen a cuento por observar cómo pasan “por debajo de la mesa” tantas aristas importantes de cuestiones noticiosas de primer orden, ya que muchos de nuestros noveles “coleguitas” no son inclinados a la investigación, a la indagatoria para fortalecer el conocimiento. Por ejemplo: Del sonado caso Odebrecht en Dominicana, poco se han preocupado nuestros periodistas de hoy por averiguar si Angel Rondón Rijo, señalado como la persona que habría recibido el dinero para los supuestos sobornos a funcionarios y otras personas en el país, y que ha dicho que ciertamente percibió ingresos por unos US$92 millones por sus servicios a la firma brasileña advirtiendo que esos recursos han sido el pago por sus honorarios no para dar coimas, cumplió sus obligaciones fiscales y tributarias declarando tales recursos como parte de sus ingresos personales. Pero no todo está perdido. Con mucho agrado he leído en estos días unos trabajos escritos por Fernando Quiroz sobre acontecimientos relevantes de nuestra historia reciente y mi apreciación es que son harina de otro costal. Seguiré siendo anticuado, estaré quedándome atrás y seré primitivo, pero siempre disfrutaré más y recomendaré a los míos la lectura de trabajos periodísticos de calidad antes que notas insulsas e irrelevantes, en ocasiones mal hechas, como muchas sin contenido que se publican en estos días. La calidad ha de imponerse… - Por Leo Hernández

Noticias destacadas