República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Opinión

PLD: Un partido, dos visiones

Felipe Romero. El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) demostró una vez más en su última reunión del Comité Político (CP), su cohesión interna, basada en el principio de unidad dentro del consenso y la diversidad de opinión y criterios, al pasar sabiamente de un debate político sobre las primarias abiertas, que para muchos solo […]




Felipe Romero.
El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) demostró una vez más en su última reunión del Comité Político (CP), su cohesión interna, basada en el principio de unidad dentro del consenso y la diversidad de opinión y criterios, al pasar sabiamente de un debate político sobre las primarias abiertas, que para muchos solo se trataba de una imposición de un sector a otro,  a un debate estrictamente jurídico sobre el controvertido tema. Al lograr pasar la bola a la cancha jurídica y dejar en manos de expertos constitucionalistas el debate y la decisión final sobre la opinión del tema, el Comité Político sabiamente evita enviar una señal de imposición de un sector a otro a lo interno del PLD y al mismo tiempo obliga a las partes a adherirse a las recomendaciones de los expertos constitucionalistas, de suerte y manera, que la decisión política sobre las primarias abiertas quedará sujeta a la opinión de los consultores. No obstante, luego de la opinión definitiva de los expertos, vendrán las consideraciones de carácter político entre los sectores que a lo interno del PLD mantienen posiciones encontradas sobre el tema, sin embargo, al margen de dichas consideraciones existe una realidad y es que el Comité Político deberá tomar sus decisiones basadas en las opiniones de los jurisconsultos constitucionalistas.
Y es que en la reunión del 2 de octubre el Comité Político del PLD no podía darse el lujo de derrotar uno de los dos liderazgos más importantes del PLD, porque cuando internamente se derrota un liderazgo emblemático de un partido, se derrota al partido mismo, daña la imagen de la institución y drena su credibilidad frente a sus militantes. Obviamente que el sector del presidente Danilo Medina con una mayoría 3 a 1 en el Comité Político pudo sin dudas aprobar la celebración de las primarias abiertas y hoy es posible que el debate pasara del escenario morado al ámbito del Congreso Nacional, pero hay que reconocer en el presidente Medina que escuchó los argumentos internos y externos, y prefirió buscar una vía de consulta que permitiera un mayor nivel de unidad interna partidaria. Y es que el presidente Medina está consciente que el problema no es experimentar un triunfo a lo interno del PLD, ni en el propio Congreso Nacional, sino evitar que luego de aprobada la ley, la misma sea atacada mediante un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional y que dicho recurso pudiera obtener ganancia de causa. Hay que admitir que en los últimos días el debate sobre las primarias giró más entorno a los aspectos de carácter jurídicos, que sobre las consideraciones de carácter político, de ahí la importancia de la decisión del CP de ordenar una consulta jurídica y hay que entender que si el debate gira en torno a la conveniencia de tipo político, entonces la mayoría podrá imponer su voluntad en los escenarios que controle, por tanto, los argumentos de las consideraciones o conveniencia de carácter político pasa a un segundo plano. Muchos dirigentes y militantes del PLD no entienden el proceso de evolución política que en estos momentos vive la organización fundada por el profesor Juan Bosch, y no logran advertir que ese partido ha logrado construir los dos liderazgos políticos más importantes e influyentes de los primeros 20 años del presente siglo. El presidente Danilo Medina y Leonel Fernández han logrado cohabitar y desarrollar sus liderazgos a lo interno del PLD, con visiones diametralmente distintas, logrando establecer una tesis que hemos sustentado por varios años: “Un partido, dos visiones”. No es difícil observarlos, solo hay que identificar las fuerzas políticas y sociales que giran alrededor de uno y otro. Partidos que tradicionalmente han apoyado al PLD en las candidaturas del Leonel Fernández como la Fuerza Nacional Progresista, Quisqueyano Demócrata, de Unidad Nacional, Reformista Social Cristiano entre otros, todos de tendencias conservadoras, no apoyaron la candidatura de Danilo Medina en las pasadas elecciones del 2016. En cambio el presidente Danilo Medina logró atraer y conquistar el apoyo de partidos de tendencias socialdemócratas como el Partido Revolucionario Dominicano, el Partido Moda, así como un amplio abanico de líderes vinculados a la sociedad civil, agrupados alrededor de los movientes políticos que apoyaron su candidatura. Las fuerzas políticas y sociales que giran alrededor del presidente Danilo Medina tienen una visión más liberal, en cambio las fuerzas políticas y sociales que giran en torno al presidente Leonel Fernández se manifiestan con tendencias más conservadoras. Es por esa razón que en temas tan neurálgicos como el aborto, ambos líderes tienen enfoques diferentes. La visión de Estado que habrá logrado establecer Danilo Medina al término de su 8 años de gobierno y la visión de gobierno de Leonel Fernández, constituyen el complemento de la obra de gobierno del PLD durante sus 20 años de gestión  gubernamental. Uno fundamenta su visión basada en la aplicación de políticas de promoción de empleos, mediante el financiamiento de unidades productivas familiares rurales y políticas de inclusión social, pequeñas obras, y otro fundamentó su visión en la modernización del Estado y la promoción del desarrollo basado en la construcción de grandes obras. Ambas visiones son coincidentes con las aplicaciones de las políticas económicas que ha permitido la expansión del capital y un crecimiento sostenido del PIB de un 6 por ciento anual en los últimos 20 años, lo que ha permitido que hoy el PBI supere los 72,000 millones de dólares, pasando la República Dominicana a ser considerada por los organizamos internacionales como una economía de ingresos medios y la más importante de la Región del Caribe. El presidente Danilo Medina y el presidente del PLD, Leonel Fernández, tienen una responsabilidad histórica frente al país y frente a su partido. “Garantizar la unidad del PLD, garantizar que el país continúe por el camino del progreso y el desarrollo y evitar que el pueblo dominicano vuelva a los amargos tiempo del pasado”. Solo cuatro años fueron suficientes para lanzar por la borda los logros que había alcanzado el país en la década del 90.

Noticias destacadas