República Digital - Indotel Anuncio

05 de mayo del 2021

Opinión

Plegarias atendidas de Danilo

Eulogio Santaella. Truman Capote cimentó su estrellato escribiendo “A sangre fría”, donde fundió el relato periodístico de la realidad con técnicas de ficción novelística para describir el asesinato en Kansas de un rico agricultor y tres familiares. Capote no creó un nuevo género literario pero, en cambio, inició un modelo narrativo que él bautizó “non fiction […]




Eulogio Santaella.

Truman Capote cimentó su estrellato escribiendo “A sangre fría”, donde fundió el relato periodístico de la realidad con técnicas de ficción novelística para describir el asesinato en Kansas de un rico agricultor y tres familiares. Capote no creó un nuevo género literario pero, en cambio, inició un modelo narrativo que él bautizó “non fiction novel”. Sus cultores lo definieron “novela real”, “novela periodística”. Norman Mailer, el más prolífico  escritor de ese modelo, lo describió como “la Historia hecha novela, la novela hecha Historia”. Capote departió en las celdas y en el juicio, con los asesinos de Kansas y concluyó el libro después de presenciar su ahorcamiento, a petición de los condenados. “A sangre fría” propició que todas las plegarias de Capote, reclamando fama y dinero fueran atendidas, pero de ahí en adelante sucumbió en una crisis existencial auto destructiva hasta su muerte. Como celebridad única cobró por adelantado un millón de dólares por derechos de impresión y 350 mil dólares por derechos cinematográficos de su obra póstuma “Plegarias atendidas”, que no completó.

Capote ostentó como lema de vida una expresión de Santa Teresa, fundadora de la Orden de las Carmelitas Descalzas: “Se derraman más lágrimas por las plegarias atendidas que por aquellas que permanecen desatendidas”. También Bernard Shaw hizo suyo ese juicio, pero Danilo lo desdeñó elevando plegarias para que  Dilma y Lula gestaran con él la improvisada y  fatídica Punta Catalina. Las plegarias fueron atendidas y de ahí en adelante Danilo ha derramado un torrente de lágrimas porque su proyecto no logró las anunciadas metas positivas: eliminar apagones, reducir  tarifas y desaparecer el subsidio eléctrico. Lo bueno no ocurrió y sus falencias éticas y técnicas son las peores de la historia.

Luego Danilo elevó otra plegaria orientada a reprender “La Magistrada” que tuvo la entereza profesional de cuestionar  las acusaciones formuladas por la PGR en el juicio Odebrecht, que no incluyó a Punta Catalina. Violando el procedimiento legal Danilo, Jefe del Consejo Nacional de la Magistratura, permaneció impasible cuando leyeron una andanada de vituperios contenidos en un “pasquín” que contravino valores esenciales de la condición humana, llegando a implicar hasta al hijo especial de “La Magistrada”. Las plegarias para condenar “La Magistrada” fueron  atendidas, pero Danilo salió derrotado. “La Magistrada”, defenestrada, reforzó su imagen pública ante la ciudadanía y hubo comunicadores que señalaron que podría ser hasta Presidenta. Esta plegaria atendida y la de Punta Catalina, influyeron para que multitudes repudiaran la re-reelección de Danilo, culminando su arrepentimiento con la llamada del Secretario Pompeo.

Danilo elevó preces implorando el triunfo de la candidatura de su delfín,  pero, al ser atendidas, derramará lágrimas a raudales al dividir su partido y decretar el fin del continuismo, por su empeño en imponer a Gonzalo como candidato presidencial y seguir gobernando a través de él.  Leonel había proclamado que era el único que conceptualizaba y, por tanto, apabullaría al delfín debatiendo los 3 tomos de “Ars Rhetoríca” de Aristóteles y lo superaría en “el ethos” o credibilidad, “el pathos” que incide en la emoción del público y en “el logos” del razonamiento del mensaje. También vencería al delfín en la retórica deliberativa, la forense y la epideítica. Leonel, confundido, creyó que la guía de las primarias sería el “Discurso del método para conducir bien la propia razón y buscar la verdad en las ciencias”, de Descartes o Cartesius. La pugna entre facciones coincidió más con la novela  “El recurso del método”  del laureado Alejo Carpentier que aborda, como arquetipo, al picaresco dictador hispanoamericano, que no es ficticio y se resiste a  desaparecer en nuestro medio. Danilo no guió la pugna de facciones con el “Discurso del método” ni con “El recurso del método”, sino que fundió y amplió ambos  títulos en: “El método del recurso, para derrotar el discurso”.

Danilo, bisutero de la “realpolitik”,  usó el método del recurso estatal, monetario y humano, para imponer a Gonzalo y aplastar las aspiraciones de Leonel y su discurso. Estas plegarias de Danilo fueron atendidas, pero Leonel no se arrodilló como en el 2016 y ahora lo confrontó y denunció. Danilo respondió “ab-irato” con un discurso violatorio del consejo del Cardenal Mazarino en su “Breviario de los Políticos”: “…oculta tus cóleras; un solo acceso perjudicará más a tu fama de lo que podrán embellecerla tus virtudes”. ¿Interpretará Leonel los signos de los tiempos, con sabiduría, valentía y atrición, para  luchar contra el continuismo, lealmente, desde la trinchera que juzgue apropiada? La democracia triunfará en el 2020 con apoyo ciudadano mayoritario, enarbolando la consigna: “La nación contra la Corporación PLD”.

Noticias destacadas