20 de septiembre del 2021

Opinión

Política vacante

Emerson Soriano emersonsoriano@hotmail.com En la cabeza de muchas personas la política permanece vacante, a la espera de que el sujeto se tome la molestia y sea capaz de pensarla desde perspectivas productivas. Y más en medio de la cháchara indócil de las redes, en la que todos se  sienten   con la autoridad -que no es […]




Emerson Soriano

emersonsoriano@hotmail.com

En la cabeza de muchas personas la política permanece vacante, a la espera de que el sujeto se tome la molestia y sea capaz de pensarla desde perspectivas productivas. Y más en medio de la cháchara indócil de las redes, en la que todos se  sienten   con la autoridad -que no es lo mismo que el derecho- de tratar la cuestión como si fuera un erudito.

Esto viene a cuento a propósito de una señora que me enviaron en un video en el que la misma se despachaba insultando al expresidente Leonel Fernández por el hecho de que éste había dado su opinión acerca de cómo enfrentar la crisis sanitaria mundial y su repercusión en nuestra economía. Dicha señora, cuyo nombre prefiero no conocer, pasó de una pretendida denuncia “política” a enunciar un rosario de aspectos de índole personal sobre el expresidente en el marco de un discurso soez, pero sin abandonar su pretensión de ser docta en política.

Al entrañable amigo que me mandó el video y se regodeaba apuntando “lo puso en su puesto, el populacho a veces hay que oírlo” (Sic), le contesté: “¿En cuál puesto, qué populacho? No vayas a creerte que denunciando el pasado con insultos se resuelve el presente. Cada presidente, aquí y en todas las latitudes, hoy día no es más que un  administrador de crisis. Y dependiendo de cómo las enfrente tendrá más o menos éxito. No caigas tú en la mediocridad.

La política se encuentra vacante, esperando ser pensada desde sus perspectivas más trascendentes: como estructura, como proceso y como resultado.

En otros países los expresidentes son aprovechados colocándolos en un sitial desde donde puedan aconsejar porque, hayan sido certeros o no, cuentan con la experiencia que acaso un novel presidente no tiene y pudieran orientarlo.

Este país está harto de cháchara y chismes de patio. Estados Unidos, que es una democracia desarrollada, en algunas crisis, ha juntado a sus expresidentes y aquellos han aportado con sus experiencias…”.

Por fortuna el presidente actual, en estas cosas, parece querer ser abierto. Al punto de  que dicen que hace mediciones antes de tomar casi todas las decisiones importantes, qué no será escuchar a un expresidente, cualquiera que sea.

Y parece también querer ser honesto, como lo demostró el día que inauguró el nuevo hospital Luis Eduardo Aybar. Alguien quiso minimizar el aporte del gobierno de Danilo a esa obra, mientras que él lo reconoció.

Noticias destacadas