República Digital - Indotel Anuncio

25 de septiembre del 2020

Política

Bosch y el grupismo

(y 3) Bosch tenía por sabido que ante cualquier resbalón el PLD se descarrilaría y tomaría el mismo rumbo que, en su momento, el desarrollo de los acontecimientos políticos le obligó tomar al PRD y al PRSC. A pesar de la disciplina de hierro y de los exigentes métodos de trabajo del PLD, más las […]




(y 3) Bosch tenía por sabido que ante cualquier resbalón el PLD se descarrilaría y tomaría el mismo rumbo que, en su momento, el desarrollo de los acontecimientos políticos le obligó tomar al PRD y al PRSC. A pesar de la disciplina de hierro y de los exigentes métodos de trabajo del PLD, más las exigencias del líder por evitar que las debilidades y las ambiciones propias de los humanos apareciesen en el PLD, una señal inequívoca de la presencia del grupismo fue percibida por Juan Bosch en 1991. Y no se equivocó. Por eso Bosch se vio compelido a renunciar del PLD el 15 de marzo de 1991. El líder y maestro se quejaba de que una corriente de aprovechados y de oportunistas, buscadores de posiciones y de puestos públicos se había dedicado a formar grupos, y que, por tal razón, como él no podía estar donde se fomentara el grupismo, presentaba su renuncia. Luego, ante la solicitud masiva de las bases del partido, decidió regresar. En conclusión, estamos completamente seguro que de Juan Bosch haber estado todavía entre los vivos hace tiempo que habría abandonado las filas del PLD. El último acto de cobardía lo hizo un poderoso grupo que anida en el comité político del PLD el cual, ignorando hacia donde se inclina el sentimiento de las bases, pretendió humillar, acorralar y pisotear a Leonel Fernández hasta obligarlo a renunciar de la presidencia y de la membrecía de ese partido para entonces pasar a fundar uno nuevo: Fuerza del Pueblo. Que eso mismo hizo el maestro Juan Bosch en el año 1973. Repitiéndose así, nueva vez, otro capítulo sin marcha atrás.

Por:

Oquendo Medina.

Noticias destacadas