República Digital - Indotel Anuncio

28 de octubre del 2020

Política

El Barrilito de Faride

Coger o no coger el Barrilito. He ahí el dilema que atormentó a senadores y senadoras desde que resultaron electos, sobre todo a los que convirtieron la crítica a ese privilegio, a esa forma clientelar y degradante que convierte al legislador en un repartidor de dádivas a los pobres, a “sus” pobres, en un tema de […]




Coger o no coger el Barrilito. He ahí el dilema que atormentó a senadores y senadoras desde que resultaron electos, sobre todo a los que convirtieron la crítica a ese privilegio, a esa forma clientelar y degradante que convierte al legislador en un repartidor de dádivas a los pobres, a “sus” pobres, en un tema de campaña electoral, comprometiéndose a luchar por la eliminación, de una vez y para siempre, de esa inaceptable aberración. Eduardo Estrella, presidente del Senado y representante de Santiago, y Antonio Taveras, senador de la provincia Santo Domingo, han sido los únicos que, a la hora de la verdad, renunciaron a recibir los recursos del llamado Fondo de Compensación, que como era de esperarse encontró defensores entre sus beneficiarios, como por ejemplo Antonio Marte, senador de Santiago Rodríguez, quien afirma que aquellos que renunciaron a esos recursos lo han hecho porque no han trabajado para asumir compromisos sociales en sus provincias. A nadie sorprende que el conocido transportista opine de esa manera, ni que también lo haga el senador del PRSC por La Vega, Ramón Rogelio Genao, un político rejugado y sabichoso que sabe dónde tiene el maco la manteca. Lo que sí ha sorprendido y extrañado, provocando el consecuente alboroto en las redes sociales, es que Faride Raful, senadora del Distrito Nacional, apareciera en la lista de los que aceptaron el Barrilito, siendo como fue una acerba crítica de la asignación de esos recursos y el uso que le dan los legisladores. Poco ha faltado para que las mismas redes sociales que hasta hace poco la aplaudían y le celebraban todo lo que decía la crucifiquen, moral y políticamente. ¿Por qué? Por su falta de coherencia, justo en el momento que mas se necesita que aquellos que dicen ser diferentes, que prometieron cambiar la forma de hacer política en este país, lo demuestren también con sus hechos y sus acciones, no solo con sus palabras. Por: Claudio Acosta.

Noticias destacadas