Política

La historia indica que el Estado no es invencible en urnas

Yanessi Espinal.


Miercoles, 11 de Septiembre de 2019

Yanessi Espinal.

En el marco de las primarias del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se ha planteado que será una batalla del expresidente Leonel Fernández contra el Estado debido a que el sector que controla el poder en la organización impulsa la precandidatura de Gonzalo Castillo.

Pero ¿el poder es invencible? una revisión de los acontecimientos políticos-electorales de los últimos 23 años revelan que no siempre gana el poder. De hecho, en ese lapso de tiempo en el país se han producido nueve procesos electorales y en cuatro la oposición ha vencido el poder y en cinco ha tenido la victoria el partido de gobierno.

La última vez que ganó un partido de oposición fue en el 2004, cuando el PLD con Leonel Fernández como candidato derrotaron a Hipólito Mejía y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD). En esas elecciones del 16 de mayo del 2004, la votación fue de 57% Fernández contra 35% de Mejía.

Cuatro años antes, en el 16 de mayo del 2000, Hipólito Mejía y el PRD habían vencido al gobernante PLD y su candidato Danilo Medina. El resultado fue 49% para Mejía, Medina 26% por el PLD y 24% Joaquín Balaguer por el Partido Reformista Social Cristiano.

En el 1998, el PRD había vencido al gobernante PLD en las elecciones congresuales y municipales y obtuvo 28 de 30 senadores. Desde que el PLD volvió al poder en el 2004, ningún otro partido ha podido vencer en ningún nivel de elección. En el 2012 el PRD y Mejía le dieron al PLD la competencia más difícil en sus cuatro gobiernos seguidos en las elecciones presidenciales de ese año.

El expresidente perdió por un estrecho margen de 47% frente al 51% que obtuvo Danilo Medina.

Y ahora ¿Quién vencerá? El expresidente Fernández ha advertido que “con la fuerza del pueblo” se impondrá al dinero y la prepotencia del poder. Igualmente, advirtió que sabe cómo “se intenta manipular con los símbolos del poder” para crear percepciones falsas de victoria. De hecho Fernández afirma que tiene más de dos millones de votos debidamente identificados que aspira a llevar a tres millones para las elecciones de mayo si gana las primarias.

Medina popularizó frase “me venció el Estado”

En el 2007, el presidente Medina enfrentó al entonces presidente Leonel Fernández y el primero obtuvo una votación de 28%. Fue el primer enfrentamiento en las urnas entre los líderes del partido morado y tras la derrota Medina proclamó que “me venció el Estado”, frase que se ha popularizado en el lenguaje político para describir el poder del Estado para imponerse. ¿Medina tenía posibilidades reales de ganar esas primarias? Los indicadores objetivos de lo sucedido en el liderazgo interno del PLD para el 2007 dicen que no y las encuestas nunca lo dieron favorito, además de que ciertamente tenía el poder en contra.

La experiencia del PRSC

En el 1995, cuando por primera vez el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) no pudo postular a su líder Joaquín Balaguer porque se lo prohibió la Constitución, hubo una batalla en las primarias entre el entonces vicepresidente Jacinto Peynado y el canciller, Carlos Morales Troncoso. El último recibió el apoyo directo o indirecto del entonces presidente Balaguer, pero Peynado se impuso en las primarias con más del 50% de los votos frente al 31% de Morales.

La simbólica derrota del 1978

Cuando se habla de las derrotas que puede tener el poder, la más simbólica fue la del PRD contra el PRSC y Balaguer en el 1978, cuando lo venció en las urnas a pesar del dinero y la represión del gobierno de entonces. La victoria la obtuvo Antonio Guzmán Fernández por un amplio margen frente al Balaguer que había gobernado 12 años seguido.

Una lección para la oposición

Si Leonel gana las primarias del 6 de octubre le habrá dado una lección a la oposición que lleva 16 años seguidos perdiendo del PLD y la explicación de siempre es el uso de los recursos del Estado para imponerse.

Sin embargo, en la contienda interna del PLD, Fernández y sus seguidores han estado en minoría en los organismos partidarios y con una participación cada vez más limitada en el Estado, pero en los años que llevan de batalla contra Medina y el poder han logrado victorias importantes como frenar la reforma a la Constitución y dieron agua de beber en el debate para la aprobación de la Ley de Partidos Políticos.

Jaime David perdió del poder en el 1999

En el caso específico del PLD, en el 1999 el entonces presidente Jaime David Fernández Mirabal perdió la batalla por la candidatura de Danilo Medina que había sido secretario de la presidencia y recibió el apoyo del entonces presidente Leonel Fernández. Fernández Mirabal tenía mejor posicionamiento ante el electorado que Medina, pero perdió la contienda interna cuando todavía el partido oficial elegía los candidatos por organismos. El PLD ha ganado la presidencia desde la oposición en dos ocasiones, en el 1996 y el 2004, en ambos casos con Leonel Fernández. El expresidente ha vencido por amplio margen a sus contendientes cuando ha competido, pero en la actual coyuntura se presenta a su prueba más difícil porque tendrá que vencer el poder para ganar. La batalla electoral del seis de octubre será el primer gran enfrentamiento en contra del poder a lo interno del PLD, pues es la primera vez que un presidente impulsará desde el gobierno un precandidato contra otro con posibilidades reales de ganar como el caso de Fernández. El expresidente arrancó con ventaja en todas las encuestas que se han divulgado desde que Castillo empezó a perfilarse como el favorito para el sector Medina. Castillo ha recibido el apoyo de los altos dirigentes que están en esa corriente.