Política

Manera de apearse del tigre

Orlando Gil.


Lunes, 15 de Abril de 2019

Orlando Gil.

 Las encuestas crean escenarios y se despachan a sus anchas considerándolos posibles y previsibles. Nadie sabe ni se pregunta qué conocen ellas que el resto de la población no.

Los estrategas en cambio si prestan atención y hacen cálculos posibles y previsibles para que en caso de darse no ser sorprendidos asando batata.

Por ejemplo que Leonel Fernández se vaya del PLD y forme tienda aparte o encabece boleta ajena que desde ese momento sería propia.

Hasta ahora, o públicamente, esa posibilidad no se discute, pero más que previsible. La no marcha atrás con tanta determinación y una reelección que solo saca la cabeza, pero que no se descarta, lleva a pensar en situaciones extremas.

Las encuestas se ocupan del resto.

Lo de Fernández fuera del PLD y sus potencialidades es un subproducto que no se da a conocer, pero que obliga a replantear la circunstancia electoral del 2020.

Las mediciones hasta ahora lo dejan a medio camino. Aunque tiene tantas firmas y en sus actos demuestra que cuenta con muchos seguidores, sus porcentajes como candidato independiente o de otro partido, e incluso de una coalición, no aconsejan el salto.

Sin embargo, se sabe que  de aventuras o apuestas ciegas está empedrada la política cuando toma la ruta de la perdición.

Aunque si hay un aspecto interesante. Fernández solo sacaría a lo más un 12%, y ese 12% podría provocar una segunda vuelta, complicando el panorama auspicioso del PLD sin fractura.

¿Qué ocurriría en la segunda vuelta? ¿Apoyaría Fernández la reelección de Danilo Medina, a pesar de las tantas amarguras, o favorecería al candidato de la oposición, sea quien fuere?

Las encuestas, así como juegan con el invento, también dan  resultados. Resultados que deberán ir ofreciendo en la medida que la “discrepancia” entre Fernández y Medina se acentúe. Supóngase que Medina se deje provocar y acuda a uno de esos mítines que realizan los senadores en fin de semana en respaldo a su obra de gobierno. Viviría el rey y hablaría el caballo.    En apariencia política ficción, pero hay que recordar que el PRD quiso replicar la Ley de Lemas de Uruguay para resolver el diferendo de Jacobo Majluta y José Francisco Peña Gómez.

Más o menos lo mismo entre Fernández y Medina, solo que en diferentes boletas y sí en una misma elección. De alguna manera deberán apearse del tigre.