República Digital - Indotel Anuncio

24 de septiembre del 2020

Política

Putin apoyaría una reforma constitucional en Bielorrusia

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, manifestó sus intenciones a Putin de cambiar la constitución. Esto pese al movimiento de protesta que sacude a Bielorrusia desde inicios de agosto para pedir la salida de Lukashenko. Alexander Lukashenko, presidente bielorruso, confirmó este lunes en una reunión con su par ruso Vladimir Putin que quiere cambiar la Constitución, […]




El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, manifestó sus intenciones a Putin de cambiar la constitución. Esto pese al movimiento de protesta que sacude a Bielorrusia desde inicios de agosto para pedir la salida de Lukashenko. Alexander Lukashenko, presidente bielorruso, confirmó este lunes en una reunión con su par ruso Vladimir Putin que quiere cambiar la Constitución, señaló el Kremlin, la única solución propuesta por Minsk para intentar salir de la actual crisis política.   “Lukashenko confirmó su intención de realizar cambios en la Constitución”, destacó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, después de una reunión cara a cara entre los dos presidentes que duró más de cuatro horas en Sochi, una ciudad balnearia del sur de Rusia. Según Peskov, el encuentro en Sochi fue “constructivo”. Los dos presidentes abordaron “las relaciones bilaterales y la cooperación económica”, así como asuntos militares y de energía. Peskov confirmó que Moscú acordó un préstamo de 1.500 millones de dólares a Bielorrusia, cuyas dificultades económicas aumentaron con la crisis del coronavirus. Lukashenko no ha dado detalles concretos sobre este proyecto de revisión constitucional, salvo que será validado mediante referéndum. Pese al movimiento de protesta sin precedentes que sacude Bielorrusia desde inicios de agosto para pedir la salida de Lukashenko, sigue siendo “el presidente legítimo del país y el interlocutor de Putin”, aseguró Peskov. “Queremos que todo lo que pasa en Bielorrusia no se desarrolle a través de procesos anticonstitucionales, sino en el marco de la ley”, agregó. ¿Fraude electoral? Cada domingo –desde la elección presidencial del 9 de agosto– cerca de 100.000 personas salen a protestar en las calles de Minsk, capital de Bielorrusia. Esto luego de que Lukashenko resultó elegido, nuevamente, como presidente del país; cargo que ostenta desde 1994, lo que lo convierte en el gobernante que más tiempo ha permanecido en el poder en Europa. Los ciudadanos denuncian un posible fraude electoral y piden la dimisión de Lukashenko. Sin embargo, este alega que obtuvo el cargo con el 80 % de los votos. El domingo 13 de septiembre la policía anunció que había arrestado a 400 personas en Minsk durante este desfile denominado “Marcha de los héroes” en referencia a las víctimas de la represión. Por su parte, Svetlana Tijanóvskaya, candidata a la elección presidencial que reivindicó la victoria ante Lukashenko y está exiliada en Lituania, saludó en un video a un “pueblo realmente heroico” que prosigue su “combate por la libertad”. Tijanóvskaya se fue a Lituania inmediatamente después de las elecciones, según sus partidarios, luego de sufrir presiones. Periodistas y medios locales publicaron imágenes en redes sociales de las calles de la capital durante las protestas. Pese a la magnitud de las protestas, Lukashenko se niega a cualquier concesión, y sólo aludió a una futura y ambigua reforma de la Constitución. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó el viernes que está “profundamente preocupado” por el uso de la fuerza en Bielorrusia contra manifestantes pacíficos, y recalcó que la crisis sólo puede resolverla “el pueblo bielorruso”.

Noticias destacadas