Política

¿Tiempo de Margarita?.-

Dice la Vicepresidenta de la República, para todo el que quiera creerle,  que es tiempo de nuevos liderazgos en el PLD, y que el país ya está listo para que lo gobierne una mujer.


Miercoles, 13 de Marzo de 2019

Dice la Vicepresidenta de la República, para todo el que quiera creerle,  que es tiempo de nuevos liderazgos en el PLD, y que el país ya está listo para que lo gobierne una mujer. Entrevistada en la ciudad de Nueva York luego de participar  en la reunión de los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la doctora Margarita Cedeño recordó que, tal y como ha señalado el expresidente Leonel Fernández, el PLD es una fábrica de presidentes, y que “hay otras  generaciones que también estamos esperando  para asumir…” Sus  declaraciones provocaron el previsible alboroto en el país político, y hasta darían espacio a una amplia discusión, que probablemente no terminaría nunca, sobre si es verdad que la democracia dominicana está lista  para que gobierne una mujer. Pero cuando uno mira hacia el PLD, donde danilistas y leonelistas se pelean como perros y gatos por la candidatura presidencial del 2020, tiene que concluir, necesariamente, que por lo menos en el partido de gobierno esa posibilidad se ve todavía demasiado lejos. Además de que la doctora Cedeño, que a estas alturas  no puede permitirse  el lujo de la ingenuidad política, debe saber muy bien que lo de la “fábrica de presidentes”, aunque lo diga su querido esposo, es un cuento que no se lo cree ni el propio Leonel Fernández, quien con  su incansable  apego a la silla de alfileres, no obstante haber gobernado durante tres períodos,  se encarga de desmentirlo. Desde luego, siempre existe la posibilidad de que las circunstancias obliguen a que los dos principales líderes del PLD, para evitar la división y la consecuente pérdida  del poder que ha hecho ricos tanto a leonelistas como a danilistas, se pongan de acuerdo para cederle el paso a otro candidato o candidata. Estoy entre los que cree que la Vicepresidenta es, por mucho, su mejor carta, y ya lo confirmarán las encuestas. Siempre y cuando  la cúpula peledeísta, donde los machistas leninistas y misóginos confesos son mayoría, la deje pasar.

Por: Claudio Acosta.