Nikos Giannopoulos, profesor en Rhode Island (EEUU), acudió a la Casa Blanca con motivo de la recepción presidencial a los 'profesores del año' elegidos en cada uno de los cincuenta estados del país.El docente, que según Yahoo se define como "queer" (marica, en inglés) por ser un término "más inclusivo", decidió que irá a ver al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ataviado con un pin con la bandera gay y con un abanico "para celebrar la alegría y la libertad de no conformarme con los estereotipos de género"."Comencé a abanicarme y me dijo: "me gusta el abanico"", explica Giannopoulos a Yahoo. "También me dijo que era muy estiloso". Sin embargo, en el turno de fotografías individuales con Trump y su esposa, Melania, uno de los ayudantes del presidente le dijo que dejara su abanico. Pero Giannopoulos ignoro la orden y fue a posar con el mandatario y su mujer. ¿Le importa si uso mi abanico?", pregunto el profesor a Trump. "En absoluto", respondió el dirigente. Así­ que Giannopoulos poso como vemos en la imagen, luciendo su abanico. Desde que la publico en Facebook, la imagen se ha compartido más de 3.300 veces y se ha convertido en todo un símbolo de las reivindicaciones del colectivo homosexual. "No solo eres valiente, sino una inspiración. Creo que eres un modelo de conducta para tus estudiantes. Gracias", asegura una usuaria en respuesta a la imagen. "Ojalá¡ te tuviera de profesor", exclama otra. "Gracias por ser tú y darnos esperanza a todos", expresa otro. Aunque Trump ha expresado su apoyo a la comunidad gay, lo cierto es que sus políticas distan mucho de reflejar ese pensamiento. mas bien, al contrario. Desde su llegada a la Casa Blanca, ha recibido numerosas críticas desde los colectivos LGTB, que lamentan que haya dado marcha atrás a programas e iniciativas que ayudaban a dar visibilidad a las reivindicaciones de los homosexuales. Por ejemplo: declarar cada mes de junio el mes del Orgullo Gay, algo que sí­ hizo Obama y que Trump no ha continuado.