República Digital - Indotel Anuncio

11 de mayo del 2021

Opinión

¿Por qué los queremos tanto?

Miguel Guerrero. ¿Por qué se quieren tanto a los nietos? Es la pregunta que nos formulamos sin hallar una respuesta que lo explique. ¿Será porque llegan cuando se siente próxima la inexorable fase de la existencia en que todo empieza a alejarse de nuestro lado? ¿Cuándo algunos no sienten el calor del beso de sus […]




¿Por qué se quieren tanto a los nietos? Es la pregunta que nos formulamos sin hallar una respuesta que lo explique. ¿Será porque llegan cuando se siente próxima la inexorable fase de la existencia en que todo empieza a alejarse de nuestro lado? ¿Cuándo algunos no sienten el calor del beso de sus hijos cuando los ven ¿ ¿O será que la soledad del nido vacío entristece y nos hace creer que algo nos falló? ¿Acaso se deba a ese extraño sentimiento que muchos descubren al anochecer cuando ya no escuchan el sonido de más pasos en el hogar? ¿O será que los hijos de tus hijos hacen experimentar la enorme sensación de verse prolongado en la cara de un bebé, cuando grita porque tiene hambre o sonríe al calor de un abrazo o una caricia tierna?

Son la esperada bendición en la etapa en que, de alguna manera, los seres humanos comenzamos a hacernos preguntas para entender el lugar en donde estamos y los caminos que no alcanzamos a recorrer. Cuando ciertas reflexiones atormentan, sobre lo que se hizo o dejó de hacer, sea en momentos de indecisiones o cuando la falsa dignidad del orgullo induce a errores que nunca terminan de pagarse.

A fin de cuentas, qué importancia tiene la razón por la que uno los ame tanto, si llegan para hacernos aliviar la dura cotidianidad y hallar en ellos una nueva razón para seguir viviendo. No existe una plena realización del ser humano sin hijos y sin nietos. Verlos crecer, llevarlos y buscarlos a la escuela, escuchar sus inquietudes, compartir sus alegrías, sus problemas y ansiedades; no hay mayor felicidad. La condición de padres y abuelos es la única que no requiere aprendizaje. En unos meses la mayor de mis dos nietas, Gabriela, terminará la universidad y la menor, Andrea, iniciará sus estudios universitarios. Acompañarlas en esos momentos irrepetibles de sus vidas justificará mi ausencia por dos semanas de mis labores profesionales. Por nada de este mundo renunciaría a ese privilegio.

Noticias destacadas