Portada

La sonda israelí Beresheet se estrella contra la Luna

En caso de éxito, Israel se convertiría en el cuarto país en alcanzar la superficie de Luna, después de la URSS, Estados Unidos y China.


Viernes, 12 de Abril de 2019

En caso de éxito, Israel se convertiría en el cuarto país en alcanzar la superficie de Luna, después de la URSS, Estados Unidos y China.

La nave espacial israelí Beresheet, que ingresó este 5 de abril en la órbita de la Luna, no ha logrado alunizar en la superficie de nuestro satélite. Este 11 de abril, el centro de mando ha perdido la comunicación con la sonda después de que empezara su maniobra para posarse en la superficie lunar.

Opher Doron, gerente general de la división espacial de la compañía estatal Israel Aerospace Industries, que gestionó el proyecto, ha confirmado que el motor principal de la sonda falló, tras lo cual la nave perdió el contacto con el centro de mando en Israel y descendía demasiado rápido, a 134 metros por segundo.

“Definitivamente nos estrellamos contra la superficie de la Luna”, lamentó Doron.

Посмотреть изображение в Твиттере

Everyday Astronaut@Erdayastronaut

It looks like the lander (the first private lander trying to land on the moon) hit the surface going 134 m/s (wayyyyyy too fast) after its main engine cut out around 10 km in altitude 😩

De acuerdo con el plan de vuelo, el alunizaje debería haber durado aproximadamente 17 minutos. En caso de éxito, Israel se convertiría en el cuarto país en alcanzar la superficie de Luna, después de la URSS, Estados Unidos y China.

Una de las últimas fotografías de la sonda Beresheet fue tomada cuando se encontraba 22.000 metros sobre la Luna.

Посмотреть изображение в Твиттере

Israel To The Moon@TeamSpaceIL

22 kilometers from the Moon!

La Beresheet fue lanzada hace seis semanas a bordo del cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX, propiedad de Elon Musk. La sonda voló 6,5 millones de kilómetros, alcanzando velocidades de hasta 36.000 kilómetros por hora.

El costo de la planificación y la construcción de la Beresheet, diseñada por el consorcio SpaceIL, fue de 100 millones de dólares, y la mayor parte de la contribución provino de donantes privados, aunque en el proyecto también participan entidades gubernamentales, académicas y empresas.

Después del accidente de la sonda, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que se encontraba en el centro de mando, preguntó a los responsables de la misión: “¿Cuánto tiempo tomará fabricar otra nave espacial?”. Le contestaron que estas tareas llevarían “dos o tres años“. Entonces el primer ministro israelí prometió que la sonda israelí llegará a la superficie de la Luna en dos o tres años.