República Digital - Indotel Anuncio

08 de mayo del 2021

Política

¡Precedente funesto!

    Desde las elecciones del 20 de diciembre de 1962, en las que fue elegido como presidente de la República el profesor Juan Bosch, candidato del Partido Revolucionario Dominicano, hasta las frustradas elecciones municipales del pasado domingo 16, se habían celebrado, ininterrumpidamente, 20 elecciones generales ordinarias. Es decir, después de cincuenta y ocho años […]




    Desde las elecciones del 20 de diciembre de 1962, en las que fue elegido como presidente de la República el profesor Juan Bosch, candidato del Partido Revolucionario Dominicano, hasta las frustradas elecciones municipales del pasado domingo 16, se habían celebrado, ininterrumpidamente, 20 elecciones generales ordinarias. Es decir, después de cincuenta y ocho años de las primeras elecciones democráticas celebradas a partir de la caída de la dictadura trujillista, acaba de romperse el orden de los plazos constitucionales de las asambleas electorales. Ni siquiera los fenómenos destructivos de la naturaleza, tan frecuentes en nuestra país, ni el régimen autoritario de Los 12 Años de Balaguer impidieron la celebración de las elecciones en las fechas establecidas. La suspensión por primera vez de unas elecciones generales es un infame golpe a la democracia que quedará marcado para siempre, como una mancha indeleble, en el cuerpo del gobierno de Danilo Medina y en el del Partido de la Liberación Dominicana. Para nuestra nación, lo mismo que para los demás países de la región, algunos de cuyos líderes podrían verse tentados a imitar esta mala práctica, con el fin de permanecer en el poder más allá de los límites de sus mandatos, debe resultar altamente preocupante este precedente de suspender unas elecciones generales. Afortunadamente, esta vez, se trató de la suspensión de unas elecciones municipales, que no es de tanto interés para la ciudadanía como las presidenciales y congresuales. Pero, si las suspendidas elecciones hubieran sido presidenciales, las consecuencias hubieran sido impredecibles. El artículo 209 de la Constitución Política establece que las elecciones se celebran de modo separado e independiente, por lo que las de presidente, vicepresidente y representantes legislativos y parlamentarios de organismos internacionales, están establecidas para celebrarse el tercer domingo del mes de mayo, separadas de las municipales que se celebran el tercer domingo del mes de febrero por un corto e injustificado espacio de tiempo de tres meses. Sin lugar a dudas, el principal sospechoso de haber cometido este deplorable crimen contra el orden constitucional es el partido oficial. Todas las encuestas que se hicieron la semana anterior al día de las elecciones reflejaban que el Partido Revolucionario Moderno ganaría la mayoría de las alcaldía, incluidas las del Distrito Nacional y el municipio Santo Domingo Este, el más poblado del país. Meses antes, algunos de los principales dirigentes del PLD apostaron al triunfo en las elecciones municipales, sosteniendo que el mismo serviría para apuntalar la candidatura presidencial de Gonzalo Castillo, que innegablemente no ha logrado convencer a los electores. Contrario a lo que aconteció en las elecciones del 2016, en las que el Partido de la Liberación Dominicana, unido entonces y utilizando los recursos públicos sin ningún control, se alzó con 111 alcaldes de 158 y 649 regidores de 1,164, en las del pasado domingo el Partido Revolucionario Moderno se encaminaba hacía la obtención de un triunfo aplastante contra el hegemónico partido morado, el cual después de haber gobernado consecutivamente los últimos 16 años, no estaba preparado para asimilar la humillante derrota a que se exponía. Finalmente, la investigación del grave atentado del pasado domingo contra la democracia debe ser realizada por expertos independientes, para que sea transparente y, producto de ello, aceptada por los partidos políticos y la sociedad.

Por:

Eddy Olivares Ortega.

Noticias destacadas