República Digital - Indotel Anuncio

14 de mayo del 2021

Opinión

Presidente: Huele a pobre

Aristófanes Urbáez. “¡Bienaventurados los pobres, porque ellos heredarán el Reino de los Cielos!”. PESE A QUE PRETENDO hacer un “crónica bufa” quizá para burlarme de mí (“es verdad soy un payaso, pero qué le voy a hacer, uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser”), lo cierto es que aquí “hiede a […]




Aristófanes Urbáez.

“¡Bienaventurados los pobres, porque ellos heredarán el Reino de los Cielos!”.

PESE A QUE PRETENDO hacer un “crónica bufa” quizá para burlarme de mí (“es verdad soy un payaso, pero qué le voy a hacer, uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser”), lo cierto es que aquí “hiede a pobre”, aunque cuando la pobreza se va al espíritu, la cosa es grave, y lo siento en el centro de mi conciencia y de mis creencias, Jesucristo es el dios del Papa Francisco y de los pobres (sólo leer las hazañas de santa Teresa de Calcuta, que con cargar a un niño pobre o bajo los bombardeos asesinos, dejaba de chillar y se calmaba); digo y esos pobres del padre Las Casas, Fray Pedro de Córdoba, Montesinos y hasta de “mi caudillo” don Juan, se notaba el bálsamo que les tocaba: la esperanza. Pero Presidente aquí hay mucha pobreza espiritual y física en la Justicia, en la academia, en la solapa, el evangelio, la carnicería, el supermercado, en el juicio, en la amistad, en la aritmética.

¿Y qué es sino pobreza emocional que una juez tenga que ir a explicar por qué cambió la prisión domiciliaria a Quirinito? ¿Por qué una magistrada procuradora fiscal tiene que explicar por qué apareció en una foto con el exdirector de la OMSA? ¿Por qué un abogado asesinado, que no era extorsionador lleva una querella al Tribunal Superior Administrativo motu proprio para que averigüen el pago por arreglar guaguas? Supongamos que como letrado, es auxiliar de la Justicia, ¿siempre actuaba así o sólo ahora? Si lo hizo siempre, gloria y aplausos. Y aunque no fuere así, a los asesinos hay que darles pena máxima, no hay atenuantes. Asesinaron para tapar un robo.

Presidente: Luciano Pichardo habla como abogado y Andy como economista y Luisín Mejía, habla de deportes. Ahora bien. ¿de qué hablan, qué guirigay, todos estos catedráticos y funcionarios que no salen de un reunionismo? Deberían servir al menos para llevar esclavos al mercado que los espera para pagarle sueldos de hambre. ¡No! ¡La escuela paga mejor!

Noticias destacadas