República Digital - Indotel Anuncio

11 de abril del 2021

Opinión

Prima lo personal

Orlando Gil. IGUAL VENTAJA.- Escribía en estos días que lo que es igual no es ventaja. El gato con cuatro patas, y no cinco, y cazando ratones. Que primarias, primarias. Que simultáneas, simultáneas. Que padrón abierto o cerrado, padrón abierto o cerrado. Todo igual, nada ventaja. Sin embargo, viene lo de la quinta pata. Las […]




Orlando Gil.
IGUAL VENTAJA.- Escribía en estos días que lo que es igual no es ventaja. El gato con cuatro patas, y no cinco, y cazando ratones. Que primarias, primarias. Que simultáneas, simultáneas. Que padrón abierto o cerrado, padrón abierto o cerrado. Todo igual, nada ventaja. Sin embargo, viene lo de la quinta pata. Las primarias simultáneas con padrón abierto o cerrado no serían iguales para Danilo Medina y Leonel Fernández. Uno quiere que sea abierto, y el otro, cerrado. Los seguidores de Fernández saben que este tiene una alta tasa de rechazo y que la parte de la población que no sea del PLD nunca lo votaría. Los leales de Medina parten de una premisa contraria. Como las encuestas asignan al presidente una alta preferencia, y esta supera la del partido, en unas internas abiertas iría de robo. Prima lo personal sobre lo político, y lo circunstancial y no los principios. No se piensa que Medina y Fernández no son eternos, o que tampoco serán siempre aspirantes, y que por tanto no es justo que se haga una ley o se obstaculice su aprobación por preservar –indistintamente– su ventaja. Eso es lo que se dice adentro y se cree afuera. La ley dependerá de los ajustes que hagan Medina y Fernández… ¿DE DÓNDE, PUES?.- Pensando como los locos cuando el encargado anda lejos ¿en qué artículo de la ley dice que Danilo Medina va a ser candidato o que necesariamente disputará con Leonel Fernández? Solo así podría considerarse el fatalismo de una legislación que crearía condiciones para las internas de uno de los partidos del sistema. La impotencia de la oposición la lleva a denunciar el dominio peledeísta como régimen de partido único. La culpa, sin embargo, no puede atribuirse toda al PLD si los demás, como se comprueba, creen ciertos todos los cuentos de camino. Además, de manera tan fácil. Desde que se conocieron las diferencias de Medina y Fernández, la oposición miró al cielo como si esa confrontación fuera un designio divino y el PLD, herido en su vientre, no encontraría remedio a tiempo. En esa se está ahora, creando una suerte de liderazgo inexplicable. Todo el escenario político rendido a los pies de las máximas figuras del PLD. Medina y Fernández. Todos atentos al parto de los montes del próximo lunes, y todavía se les ocurre a algunos acusarlos de que no haya Ley de Partidos. Nada extraño, pues la política dominicana va de la histeria al desahogo, de la alarma a la resignación. El lunes dos de octubre no será un lunes zapatero… EL PREDIO AJENO.- Dedicados a observar por encima de la empalizada del PLD, la oposición olvida sus experiencias y adopta posiciones aparentemente rígidas, pero que no se corresponden con la tradición política. En el país siempre padrón abierto. Cada vez que los partidos llaman a consulta para escoger candidatos, los interesados se dedican a inscribir gente nueva que apoyará sus aspiraciones. Dígalo cantando o bailando, pero eso es padrón abierto. La ocasión sirve al crecimiento del partido, y ese crecimiento es coyuntural. Cuando Hipólito Mejía o Luis Abinader juramentan adherentes a su causa que no pertenecen al PRM ¿qué hacen? Abrir el padrón de Moderno. La gente no recuerda, pero era costumbre escuchar a los consabidos resaltando las virtudes de esos conversos. Se les llenaba la boca diciendo que eran personas independientes que nunca habían militado en política. Acogían la oportunidad, ingresaban al partido y figuraban a partir de entonces en su registro. El padrón estaba abierto, no cerrado. Además, hay otro elemento a considerar. Cada candidato se ocupa de tener un sector externo, núcleos que desde fuera del partido trabajan a sus fines. ¿Por qué desperdiciar y no dejar participar a leales que podrían ser decisivos?… LO DE AFUERA.- En la lucha interna, sea a posiciones de dirección o electivas, los aspirantes no se proyectan hacia adentro, haciéndose confiables a la militancia que los votará, sino hacia afuera. Se dirigen al universo general de votantes. No solo buscan el apoyo de sus compañeros de partido, que sería lo natural, sino que se ocupan de ganarse la simpatía del electorado. ¿Qué sentido tiene ganarse a esa gente, si esta no podrá respaldarlo al no figurar en el padrón del partido? Lo práctico. Es verdad que Luis Abinader supera por el momento a Hipólito Mejía dentro y fuera del PRM. Pero parece que Abinader no está muy seguro de su situación y teme que Mejía contagie con su estilo y consiga por fuera lo que por ahora no tiene adentro. Sin embargo, hay que pensar en todo, y no ser mezquino en la estrategia. Con lo que Abinader tiene no pudo ganar las pasadas elecciones, y no le aprovecha seguir con el mismo librito. A él más que a nadie le conviene que el padrón sea abierto y que gente que no sea orgánicamente del PRM quiera probar suerte con su candidatura. Por ejemplo ¿de qué le serviría su asociación con el movimiento Verde si por padrón cerrado sus miembros no pueden votar a su favor? Lo dicho: Lo que es igual no es ventaja…

Noticias destacadas