República Digital - Indotel Anuncio

12 de abril del 2021

Opinión

Primero Maduro, después Ortega

J.C. Malone Ellilot Abrams, el judío neoyorquino quien dirigió la sangrienta política de Ronald Reagan en Centroamérica, ahora dirigirá la de Donald Trump en Venezuela. Abrams tiene un extenso prontuario de fracasos y errores políticos, ahora retorna a Latinoamérica, para reivindicarse, debe aniquilar el chavismo y el sandinismo. Abrams organizó, entrenó y financió a los […]




J.C. Malone
Ellilot Abrams, el judío neoyorquino quien dirigió la sangrienta política de Ronald Reagan en Centroamérica, ahora dirigirá la de Donald Trump en Venezuela. Abrams tiene un extenso prontuario de fracasos y errores políticos, ahora retorna a Latinoamérica, para reivindicarse, debe aniquilar el chavismo y el sandinismo. Abrams organizó, entrenó y financió a los “Contras”, su fracaso fue tan estrepitoso, que todavía Daniel Ortega es rey de Nicaragua. Condenado en el escándalo Irán-Contras, Abrams fue perdonado por el expresidente George W. Bush, con quien tuvo un segundo gran fracaso, precisamente en Venezuela. El diario londinese ‘The Observer’, lo acusó de dirigir el fracasado golpe contra Hugo Chávez en el 2002. En el 2016 Abrams se opuso abiertamente al candidato Trump. ¿Cómo entonces dirigirá la política trumpista hacia Venezuela? Sencillo, Trump no tiene un equipo de gobierno, gobierna con lo que los músicos le llaman un “ven tú”. El secretario de Estado Mike Pompeo, le dijo: “Ven tú”, en esta última oportunidad, Abrams no puede fracasar. Todas las revoluciones, excepto la “revolución sin sangre” de Balaguer, que nada revolucionó y todo lo ensangrentó, envuelven baños de sangre, el chavismo puede tener un sangriento final. Cuando el Banco de Inglaterra le negó al Presidente Nicolás Maduro $1.200 millones de las reservas venezolanas, desnudó la esencia bisexual que aniquiló al chavismo. Mientras predicaba el “socialismo”, el chavismo participaba en la especulación bancaria internacional, lo más despreciable y abominable del capitalismo. Ahora debe vencer a Estados Unidos, la Unión Europea, Argentina, Brasil y otros países latinoamericanos, quizás Rusia y China no enfrenten directamente a Occidente para defender a Maduro. El fin del chavismo será sólo el inicio, a Venezuela le esperan días muy difíciles. Una vez “reivindicado” en Venezuela, Abrams tratará de “reinvindicarse” en Nicaragua; Daniel Ortega, debe estar sumamente preocupado.

Noticias destacadas