República Digital - Indotel Anuncio

16 de mayo del 2021

Opinión

Privilegios preventivos.

  Como imagino que los imputados por recibir sobornos de Odebrecht presos en  Najayo son en su mayoría católicos, bien sea practicantes o de la secreta, me tomo la libertad de creer  que esperaban un poco mas de cristiana misericordia del arzobispo  de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, quien se acaba de oponer  públicamente a […]




 

Como imagino que los imputados por recibir sobornos de Odebrecht presos en  Najayo son en su mayoría católicos, bien sea practicantes o de la secreta, me tomo la libertad de creer  que esperaban un poco mas de cristiana misericordia del arzobispo  de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, quien se acaba de oponer  públicamente a que se les trate con algún privilegio del  que no disfruten los demás internos del centro. Monseñor Ozoria, que se sumo así­ al coro de voces que han criticado esos privilegios, advirtió que introducir esa práctica en un recinto de ese tipo podría afectar el nuevo  modelo penitenciario, elogiado internacionalmente por el trato igualitario que da a los privados de libertad. ¿Pero son en realidad privilegios? Hago la pregunta porque, como ya  habrán notado algunos, hay una polémica pública en pie  en la que críticos y defensores de esos privilegios  enfrentan sus argumentos, sin que está muy claro todavía quien tiene la razón. Si los que defienden las comodidades de las que han sido dotadas sus celdas  recordándonos que se trata de presos preventivos, y por tanto  con derecho a recibir un trato diferente al que reciben los condenados de manera definitiva, o los que se oponen a que   puedan tener celulares, televisores y neveras, entre otros enseres que hacen la vida mas cómoda y el encierro mas llevadero. Unos y otros  no se pondrán nunca de acuerdo, por lo que no vale la pena enredarse en una discusión  interminable. Pero  la condición de presos preventivos, que constituyen  el 65% de nuestra  población carcelaria, tal vez sea  un argumento inapropiado para  justificar un tratamiento distinto a los imputados por Odebrecht. Porque eso significa, en buena lógica, que los presos preventivos por corrupción son mas preventivos que los de otros delitos, y eso ni es justo, ni es equitativo, y puede resultar fatal como advierte   monseñor Ozoria para el  Nuevo Modelo Penitenciario.

Noticias destacadas