República Digital - Indotel Anuncio

13 de mayo del 2021

Opinión

Procesos de integración (2)

Manolo Pichardo. (Pongo a disposición de los lectores el discurso que escribí para pronunciar en la clausura de la X Asamblea General de la Conferencia Internacional de Partidos Políticos Asiáticos (Icapp), celebrada en Moscú los días 24, 25 y 26 de octubre del presente año -2018-) En ambos casos, la cooperación debe ser un pilar […]




Manolo Pichardo.

(Pongo a disposición de los lectores el discurso que escribí para pronunciar en la clausura de la X Asamblea General de la Conferencia Internacional de Partidos Políticos Asiáticos (Icapp), celebrada en Moscú los días 24, 25 y 26 de octubre del presente año -2018-)

En ambos casos, la cooperación debe ser un pilar fundamental para el arranque de estos complejos mecanismos, marcados por la interdependencia de las economías y el flujo ágil de los mercados, que hacen pensar en una economía global y un marcado global.

Esta es la razón por la cual en el actual esquema, las medidas de corte proteccionistas que pueda promover un país determinado, terminan, de forma directa o indirecta, afectando su economía con la limitación de su participación en el mercado como consecuencia de medidas dirigidas a responder la acción o reacción natural de un mercado global montado en una plataforma industrial fragmentada, como consecuencia de la deslocalización, esparcida entre los países en vías de desarrollo y desarrollados que se reparten la fabricación de componentes que terminan convergiendo en diferentes continentes para el ensamblaje fi nal y posterior comercialización.

La horizontalidad del actual comercio mundial enfrenta el desafío de sepultar de manera defi nitiva la violencia y el acoso para la conquista de los mercados con fi nes del despojo que se ampara en reglas de juego que aplican el doble rasero, que condenaba a los países de economías débiles al atraso y la pobreza, una pobreza que fi nancia la opulencia y el derroche del mundo desarrollado. Para que se tenga una idea de lo afi rmado, se hace necesario recordar que cerca de 6 millones de niños mueren anualmente de hambre en el mundo, mientras en los países desarrollados se tiran a la basura todos los días toneladas de alimentos en buen estado.

Según la página OXFAM Intermón, Tristram Stuart, autor del libro “Despilfarro”, ha afi rmado que “se desperdicia más comida en el mundo de las que podrían consumir todas las personas hambrientas”, y pone el ejemplo del país más rico del mundo, del que afi rma desperdicia 40 millones de toneladas de alimentos cada año, una cantidad que podría alimentar a mil millones de personas que todos los días van a la cama con hambre.

Lo que se desprende de estos datos es la cruda verdad de que el mundo produce los alientos sufi cientes para que no haya un ser humano hambriento. La cuestión que nos preocupa y debatimos de manera permanente en todos los foros nacionales e internacionales, es que hay una mala distribución de las riquezas, una concentración excesiva en manos de pocos, a raíz precisamente, de un comercio mundial injusto, manipulado en benefi cio de esos países que botan los alientos en buenas condiciones, porque tienen tanto para comprar, que compran lo que no necesitan para luego tirarlo sin el menor remordimiento.

Noticias destacadas