República Digital - Indotel Anuncio

15 de mayo del 2021

Opinión

Procesos urbanos y políticas de género en la gestión local

Tres procesos sociales y económicos se están realizando en la actualidad en el ex Distrito Nacional o mejor dicho en las dos provincias que incluyen a la capital y que tienen implicaciones serias en la determinación de políticas municipales de género: 1º en el Distrito Nacional: un proceso de re-urbanización, que consiste en la recuperación […]




Tres procesos sociales y económicos se están realizando en la actualidad en el ex Distrito Nacional o mejor dicho en las dos provincias que incluyen a la capital y que tienen implicaciones serias en la determinación de políticas municipales de género: 1º en el Distrito Nacional: un proceso de re-urbanización, que consiste en la recuperación de los terrenos centrales, la verticalización de esas áreas al tiempo que se produce una disminución de densidades en los barrios tradicionales, el 2º es el proceso prácticamente invisible, inexorable y continuo de expansión de la zona urbanizada del ex Distrito Nacional en todas sus extremidades en las dos provincias y todos los municipios, muy lejos ya, y el tercer proceso es más visible es la sobre densificación de los barrios cercanos al Distrito Nacional, en todos los otros municipios: ¿Qué significan esos tres procesos para sus habitantes y en particular para la mujer? Movilidad de la población y de las mujeres en particular, dejar asuntos domésticos pendientes y/o delegar en jóvenes que asisten a sus actividades en otras horas, sean trabajadoras de tiendas, estudiantes, vendedoras, se desplazan, casi todas a la misma hora, de mañana para regresar de noche al barrio o a lugares, a veces tan distantes como Bayaguana, Baní o Villa Altagracia, lo que implica para ellas, en especial, exposición a peligros, inseguridad, cansancio, más la angustia acumulada por dejar un hogar solo.
La mujer en general se ocupa de la esfera de la producción (trabajo en oficina, empresas, tiendas) sino también de la reproducción de la familia (hogar, niños, parientes, estudios), lo que significa desplazamientos cortos (compras, escuelas), viajes largos (al trabajo) y su permanencia en el exterior (calles, paradas, conchos, Metro) que expone mucho más su vida, que la de los hombres que solo se desplazan en carros o motores. La gestión local de los municipios y del Gobierno Central ¿conocen de esa situación? Se plantean soluciones? Lo dudamos, no salen del discurso no pasan a los actos.
¿Qué hacer? Pensar en políticas de género o pensar en planificación urbana? Optaré por la segunda opción: 1º descentralización de la UASD y de las instituciones educativas en general, desconcentración de las oficinas gubernamentales, creación de horarios adaptados para las mujeres y estudiantes, servicios especiales para ellas, más mercados locales, serían medidas que aliviarían las duras jornadas de las mujeres, del ex Distrito Nacional, que regresan con Metro o sin él, de noche, a lugares apartados y sin iluminación.
No es genial como idea, pero si se hiciera, las mujeres vieran los efectos inmediatamente, sufrían menos agresiones, tuvieran menos cansancio y menos estrés.

Por: Amparo Chantada.

Noticias destacadas